miércoles, 10 de febrero de 2010

CONOCIMIENTO VIVENCIAL VERSUS CONOCIMIENTO ACADÉMICO

Estaba yo pensando sobre mi nueva andadura en la Universidad, precisamente ahora que ando liado con los exámenes parciales, y miraba a su vez mi participación en el 11º Congreso Virtual de Psiquiatría, mientras me preguntaba: ¿Por qué me cuesta tanto esfuerzo algo que, objetivamente, no resulta nada complejo? En general, en el ámbito en el que me estoy moviendo en estos momentos, y no digo que no sea parte de mi Camino, algo de lo que soy muy consciente, abundan los académicos. Estos, por norma general, se caracterizan por tener un conocimiento de gran cantidad de mapas, de hipótesis y/o teorías escritos por unos y por otros. De hecho, precisamente ahora, estoy atracándome de teorías que necesito memorizar para verterlas después en un exámen. Y es, justamente eso, lo que me resulta infumable. La finalidad de todo ello, desde un punto de vista pragmático, es obtener un Título o Diploma, exigido por el Sistema, para que pueda ejercer lo que es, a fin de cuentas, mi vocación. Aunque, el el fondo, es el Padre Saturno el que me ha confrontado con esa exigencia y como Puer, no queda otro remedio que acatar.

Y, de pronto, de un modo sincronístico, como suele sucedernos a mi hermano espiritual Raúl y a mí, en un hilo de comentarios en torno a mi ensayo sobre la interpretación del simbolismo arquetípico de la película Avatar, encuentro que Raúl escribe algo que encaja perfectamente con lo que venía pensando durante los últimos días. Por ese motivo, voy a reproducir el fragmento que más directamente describe mi/nuestro modus vivendi:

"Yo, por otro lado, soy un hombre de poca fe. Un pobre de espíritu, obligado a ser mordaz crítico tanto de mis especulaciones fantasiosas como de las de los demás. Incapaz de creer en lo que cuenta ningún maestro en una conferencia o libro si no forma parte de mi propio bagaje. No me interesa ninguna canción que no me toque el alma, ni ninguna doctrina que no pueda contrastar con la dura roca de mi limitada pero únicamente efectiva experiencia real. Mi opinión al respecto se asimila con la de U.G: nadie va a darte nada que tú no tengas. Nunca vas a conocer nada importante sobre la realidad transpersonal a través del pensamiento de otros, de sus anécdotas, de sus libros, ni tampoco a través de ningún ejercicio o meditación a la que no te instigue (siempre sólo temporalmente) el mismo Self. Nadie puede elegir andar el camino. Él te elige a ti.

El desarrollo espiritual no consiste en incorporar, introyectar, saberes ajenos, que para uno mismo no son más que fantasías, y no pueden ser otra cosa, sino en sacar a la luz tu saber interior. Debo decir mejor “el” saber interior. Hay, sin embargo, algo legítimo en el alumnado, lo “acádemico” transpersonal, y es cuando se cumple la máxima “el maestro aparece cuando el discípulo está preparado”, porque eso incluye que el proceso ha partido desde un lugar que está más allá de la mera transmisión de información entre dos seres humanos, lo cual, como digo, es totalmente inoperante allende la educación para un oficio técnico, manual. Y hasta para ello hay que tener aptitudes, las cuales no se aprenden, ni se compran con el pago de una matrícula.

En resumen: quizás con algo de ayuda, mejor sin ninguna, o lo ves por ti mismo, o no lo ves jamás. Es desde aquí, desde la familiaridad experiencial, desde donde critico o no critico a esta gente. No suelo jugar nunca a contrastar teorías aprendidas como un loro con las teorías imaginadas por otros. De eso está lleno el mundo académico y “cultureta” de las sociedades, pero yo no transito esas ágoras."

Hermano Raúl, con gran esfuerzo por mi parte, me toca transitar esas ágoras...


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno..bueno, este cruce de textos entre amigos del alma me ha causado una ligera dislexia, haré un esfuerzo de concreción.

En el caso de un coche ( José Antonio) que no funciona adecuadamente pues lo hace con esfuerzo, descubre sin asombro algo de suciedad (Teorías innecesarias del mundo cultureta) obturando la salida del depósito de la gasolina, podemos inferir por tanto que ese punto es importante para nuestros dos amigos independientemente de sus Ágoras particulares, y es cierto que juega un papel en la capacidad de movimiento del vehículo, de sus vehiculos, eso es un hecho para José, es la razón de la falta de fluidez y el esfuerzo.

Pero lo que no podemos es deducir que el depósito de la gasolina es el lugar donde se localiza la capacidad de movimiento del coche, pues la suciedad es un particularidad que no necesariamente se traspola, exactamente igual si se transita o no se transitan las introyectacciones, sin que por ello tenga por que mermar dicha capacidad.

Un saludo afectuoso ambos y para Von Foster

JM

José Antonio Delgado dijo...

Hola JM:

Gracias, de nuevo, por tu participación.

Me ha resultado gracioso tu comentario de hoy. Me reído un rato, la verdad.

Me ha gustado tu interpretación acerca de nuestro cruce de textos. Se acerca bastante a uno de mis primeros sueños, justo antes de comenzar la carrera.

De todos modos, y es natural porque te falta información contextual sobre lo que digo en la entrada, la interpretación yerra en puntos fundamentales.

Voy a concretar algo, aunque, como puedes imaginar, al ser un tema personal entre Raúl y yo, sólo hablaré hasta donde la privacidad me lo permita.

Primero, cuando digo en el texto tengo que realizar un esfuerzo, no estoy refiriéndome a que el motor no pueda funcionar den sendas direcciones. Significa, ni más ni menos, que cuando uno estudia algo que le toca de lleno, que le ayuda a diferenciar y profundizar en las partes más profundas de sí mismo... En definitiva, cuando le ayuda a "sacar a la luz" el saber que Uno Mismo (o sea, el Sí Mismo) lleva dentro, la fluidez con la que se estudian las cosas, la memorización, etc., adquieren lo que algunos psicólogos llaman un espacio de flujo. Cuando uno se encuentra dentro de ese espacio, de ese campo de concentración, la cantidad de información que uno puede aprender con apenas esfuerzo es muy sustanciosa. ¿Por qué? Porque le toca "el alma", como dice Raúl.

Sin embargo, cuando uno tiene que memorizar cientos de datos, de teorías múltiples, con las que además puede que no comulge, la cosa es diferente. No significa que no se puedan aprender y memorizar a un ritmo relativamente rápido. Lo que significa es que el esfuerzo es mayor. En este caso, a veces sucede que uno tiene que "conversar" con su "otro lado" (que, además, es el motor) para que colabore en la empresa, dado que a ese "otro lado" los nuevos datos, ni le van, ni le viene (o sea, no le tocan).

Hasta aquí todo cuanto puedo decir...

Un saludo

José