lunes, 22 de febrero de 2010

VISITANDO A CARL GUSTAV JUNG

Esta noche pasada, tuve un sueño en el que aparecía la figura de C. G. Jung. Me encontraba, con mi pareja, en su casa de Suiza. Como estaba en su interior no sabía bien en qué lugar estaba. Pero tenía la impresión de que me hallaba en su torreón. El caso es que mi pareja y yo estábamos hablando con él. Primero, estuvo conversando con mi pareja en un tono muy distendido, en inglés por supuesto, y parecía que se encontraban muy agusto. Luego, mi pareja se marchó, y me quedé con el anciano Jung a solas. Estuvimos hablando, al principio, acerca del proceso de individuación, creo recordar. De pronto, levanta la cabeza y clavando su penetrante mirada, empieza a preguntarme varios asuntos relacionados con mis estudios académicos. El diálogo, aunque tuvo lugar en inglés, lo reproduzco en castellano.

-José, ¿qué estudios superiores has cursado hasta ahora?- Me pregunta Jung, muy interesado.

-Pues, me he licenciado en Ciencias Ambientales y, en estos momentos, estoy estudiando la carrera de Psicología.- Le respondo, un poco apurado y titubeante. Sentía que, frente a la multitud de sus títulos de doctor honoris causa, mis titulaciones eran insignificantes.

-Eso está muy bien, José - me dice con cierta satisfacción. Me dio la impresión de que le interesaba que hubiera estudiado Ciencias Ambientales. Entonces, recordé que él mismo se debatió entre estudiar Ciencias Naturales y Psiquiatría, decantándose, al final, por esta última.

-José, ¿no hay ninguna Fundación, en tu país, que imparta psicología analítica?- Me preguntó con interés.

-Sí, Carl, claro. La Fundación C. G. Jung de España- respondí, de inmediato.

-Muy bien, José.- Y, clavando su mirada en mí, afirmó con rotundidad: - Entonces, eso es lo que debes hacer, formarte como analista.

El sueño concluyó ahí.

El sueño es, desde luego, compensatorio. Compensa mi actitud consciente, que manifesté en la entrada de ayer, como fiel representante que soy del puer aeternus. Aquí, el Senex Jung me indica cuál es la siguiente etapa de mi viaje. Marca los límites con precisión. Debo graduarme en Psicología y, posteriormente, prepararme como analista jungiano. Así que, como suele decirse, "donde manda Capitán, no manda marinero".

Apostillo aquí que, aunque soy consciente de que la institución española habilitada para conceder la preparación de analista junguiano es la SEPA, en el sueño se produjo esa confusión. Tiene, desde luego, su razón de ser y su significado, pero, como es natural, y dado que pertenece a mi privacidad, no lo voy a revelar.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu Onírica expresión arquetípica, por su claridad y falta de artificio. No conozco función mas bella que la del hombre medicina, el terapeuta analista, el doctor. Desde mi supina ignorancia simplemente expresarte mi apoyo incondicional José y desearte la mayor suerte mágica del mundo a tu personal y bello camino como terapeuta, tu sueño habla mas que cien ensayos, 10 blogs y treinta libros. Únicamente desearte que no te pierdas en el sueño social y que tengas toda la inteligencia del mundo para separar lo verdadero de lo falso, lo importante de lo prescindible, yo no le llevaría la contraria a ese senex sabio interior con cara de Jung en tu caso, es lo menos que me digo a mi mismo.

Un abrazo of Jm

Ángela dijo...

A fecha de hoy, la única Institución autorizada en el Estado español para impartir formación de analistas reconocidos por la International Association for Analytical Psychology (IAAP), es la Sociedad Española de Psicología Analítica (SEPA), no la Fundación Carl Gustav Jung de España, cuyo cometido es elaborar la edición de la Obra Completa de Carl Gustav Jung en castellano.

José Antonio Delgado dijo...

Hola JM:

Gracias por tu alentador comentario.
Un abrazo

José

José Antonio Delgado dijo...

Hola Ángela:

Gracias por tu información. Sí, sabía que la SEPA era la única que está habilitada para ello. Ya tuve contacto con alguna analista junguiana de la SEPA, hace algún tiempo. Y, en aquel momento, me dí cuenta de que antes debía formarme, al menos oficialmente, aunque, durante mi trayectoria vital lleve unos 15 años estudiando las obras de Jung y siguiendo el camino que él denominó Proceso de Individuación. Mucho ha llovido desde entonces... Pero se vé, que tras un largo exilio por el Desierto, mi hora de regresar con los vivos ha llegado.


No obstante, en el sueño, por algún motivo que no voy a revelar, se ha producido esta confusión entre la Fundación C. G. Jung y la SEPA. Y, dado que en el sueño fue así como se produjo, lo he reproducido tal cual.
Saludos cordiales y bienvenida

José

Chr. dijo...

Hola Juan, Al leer tu sueño me ha venido a la memoria un comentario hecho por M.L von Franz en ocasión de una entrevista que se encuentra en video donde señala que Jung, poco antes de morir, había soñado que se trasladaba definitivamente a una torre, replica de Bollingen, que se encontraba “al otro lado del lago”, con la que había soñado numerosas veces. Quizá en tu sueño allí estabas…
Sinceramente tu blog es de gran ayuda para aquellos que estamos en el Camino.
Un abrazo desde Bahía Blanca, Argentina.
Christian.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Christian:

Bienvenido. Gracias por tu comentario. Ha sido muy valioso el dato que me aportas, puesto que desconocía dicho detalle.

En mi sueño, el asunto es que Jung tenía un aspecto muy saludable, desde luego ya bien anciano, con el pelo blanco y las gafas con las que habitualmente se le vé en fotos. Un detalle interesante es que él aparece como Senex. Desde luego, es una personificación del Anciano Sabio, como Senex. En el sentido de que son mis "títulos académicos" los que, en este caso, le interesaban a él. Una compensación, clara, de mi actitud consciente, expresada en mi entrada anterior, en la que aludo al conocimiento experiencial, vivencial, como lo verdaderamente importante, y no los trajes que uno lleve (los títulos académicos). Pero, aquí, el Senex habla y me dice: Ojo, es cierto que lo verdaderamente importante es la vivencia del camino, mas dentro de ese camino, Tú camino, está el agenciarte unos buenos trajes.

Un abrazo

José

Virginia Modarelli dijo...

muy enriquecedor!!! y conmovedor... un abrazo desde Buenos Aires,
virginia

José Antonio Delgado dijo...

Hola Virginia:

Gracias por tu comentario.

Un abrazo

José

complaciencia dijo...

Ensoñar se llama en el abuelo chamanismo. Pues que tuve un sueño, con el que me desperté. Estaba en un aula grande de esta facultad de ciencias de málaga, donde tramajo, y me ví delante de un compañero del depto y del alumnado, diciendoles las miserias flagrantes del aula jerarquica esa, pegada al suelo, de cogote en cogote, y que rapidamente ibamos a cambiar...

hemos roto un hechizo, con lo del aula. Cuando todo internet y todo lo alternativo, y todo lo cotidiano, se suele hacer mirandonos a los ojos, como la comunicación por defecto, hete aqui que en pleno siglo xx1, son las universidades las que estructuran, aún, a los aprendices, en un formato fijo, jerarquico, heredao de las iglesias y ejercitos. Pues que en medio de esta crisis, estamos lanzando, animando a la reflexión sobre este cambio tan sencillo, pasar a sillas moviles. Pues es abducción (1.0), para entendernos, la "alien". Porque curiosamente hay otra abducción, la 2.0, la creatividad, que es la que ha descubierto la ciencia ahora, de hecho es esta mente abductiva (2.0) y por tanto libre, la que diseña el mundo, pues ha conquistado, el disco duro de las comunicaciones: la inteligencia artificial...Encantadisimos de juntarnos, y de sacar juntos, como ejercicio de psicomagia, toda esa chatarra de bancas esclavas inamoviles...

No os parece estar soñando? Una sociedad abierta a los sueños, ensoñadora, acechadora, es que ha recuperado la sensosfera, que apesta la shikilla ¿a qué? a ser la teoria más potente y unificadora, del siglo. Gracias karl y Jose antonio...

Salud
http://pleasurescientificrevolution.blogspot.com/2010/10/by-authoritarism-science-becomes.html
simbiodiversidad.blogspot.com