domingo, 18 de julio de 2010

CUARTA FASE (FILM). RETORNO AL ORIGEN.

Continuamos, en esta entrada, expresando las reflexiones de los últimos días en torno al origen.

La película Cuarta Fase, de la que podrán encontrar su trailer al final de la entrada, es muy significativa de cuanto voy a desarrollar a continuación.

Revisando mi libro El retorno al Paraíso Perdido, cuyo título alude, precisamente, a esa entrada en la Jerusalem celestial, en Tierra Santa, que es, también, la fuente de vida eterna, por cuanto quien bebe de sus aguas trasciende el plano de la materia; decía que, revisando mi libro encontré lo que, hace casi una década, escribí acerca del retorno al origen:

No hay, por tanto, mayor bienestar que aquél alimentado por la conexión con las profundidades de uno mismo, que es, al tiempo, la consecución del propio destino de un modo consciente. Pero esto no se produce sin una inmersión en las profundidades del alma, camino difícil, arduo y extraordinariamente peligroso, para conocernos a nosotros mismos (…)
De este modo, el hombre natural muere para renacer el hombre espiritual. Esta transformación da acceso a verdades inmemoriales, y se traspasa un umbral o limen (himen de la Diosa) en el que se deja atrás lo conocido, lo familiar, lo corriente, para acceder a lo desconocido, lo extraño y lo sempiterno…

Aún recuerdo vivamente los fenómenos de sincronicidad que se produjeron, cuando escribía el capítulo del que procede este fragmento, en el que dedico varias páginas a desarrollar el simbolismo de la serpiente: era de noche, estaba trabajando en mitad del campo y la luna refulgía con su luz plateada. Mientras realizaba una ronda por las instalaciones, en plena oscuridad, escuché el sonido de una culebra. Enfoqué con mi linterna y ¡Vualá! Allí estaba, una víbora silbaba mientras, enroscada sobre sí misma, a modo de Ouroboros, me miraba fijamente. Después de echarla de allí, al poco, me topé con un sapo toro, otro representante de la Materia.

De igual modo, hoy, mientras medito sobre mi segundo nacimiento, se han producido en mi derredor, tanto en mis sueños o imágenes, como en las circunstancias exteriores, fenómenos de sincronicidad muy claros. Aprovecho, por tanto, para ir tratando de dilucidar lo que, en una entrada anterior, parecía no tener un hilo conductor:

- Hace unas semanas, llega a mi conocimiento la noticia de los agujeros circulares en China. Una especie de cráteres que conducen al mundo de Hades. Un símbolo del descensus ad inferos al que está abocado el mundo. Y, tal como se describe en el mito del descenso de Istar o Inanna al “país sin retorno”, reino de su hermana Ereskigal, a medida que se desciende al inframundo se va perdiendo parte del ropaje (o sea, de la máscara, como, por ejemplo, posesiones materiales, dinero, bienes, etc.) hasta que, en lo más profundo, Inanna queda completamente desnuda.

- Esto, a su vez, está relacionado con los círculos de trigo en Inglaterra. En este caso, lo interesante es observar cómo el símbolo toma forma en la realidad manifiesta, bajo el ropaje de un mandala. Mandalas que son como imágenes fractales. Y, los mandalas, tienden a aparecer a modo de compensación desde lo inconsciente, cuando las circunstancias exteriores (en este caso, el modelo de la Civilización Occidental) son extremadamente conflictivas. El mandala es un símbolo de unidad y, a su vez, representa al Sí-Mismo. ¿No será una señal de alerta, un presagio de un final que es, al mismo tiempo, un principio de un nuevo Aión?

- El número 19 se me ha aparecido numerosas veces en los últimos meses. Y, teniendo en cuenta que ese es el día de mi nacimiento, que nací un Domingo, es decir, el día del Sol Invictus, y que el arcano mayor de la baraja del Tarot es, precisamente, el Sol, el enigma parece resolverse (al menos, en parte). El Sol interior es representado por un mandala. Y el objetivo principal de la Individuación es, precisamente, el despliegue efectivo de ese Sol interior. Por tanto, la irradiación al exterior de la luz de ese Sol. Y, si el sol exterior aparece en pleno día, en su zenit, el Sol interior aparece, justamente, en la oscuridad de la noche, en el nadir, durante el viaje por el mar, que es lo Inconsciente Colectivo.

- Reflexionaba, también, acerca de algunos de los comentarios vertidos últimamente en este blog. En lugar de debatir desde la experiencia, de remitirse a la misma, y de expresarse desde allí, algunas/os participantes cuestionaban los nombres que utiliza la psicología analítica. La forma en lugar del fondo. En fin, ya vemos en qué estado se encuentra nuestra amada civilización…

- Soñé hace muchos años, cuando entraba por vez primera en lo Inconsciente Colectivo, con lugares cuyo paisaje se asemejaba enormemente a África, personificación de La Gran Madre, coincidiendo con el período en que afrontaba mi ruptura con el Hogar Familiar. Australia estuvo en mi pensamiento precisamente cuando se estaba gestando una enantiodromía en mi vida. Y, curiosamente, también con gente que vivía una fase semejante. Se me antoja, también, como reflexión, que Australia (o Nueva Zelanda) son destinos muy acuarianos, en el sentido de aparecer como “deseo de viajar allí” siempre que se producen cambios drásticos en la dirección de una Individuación. No necesariamente un giro de 180º, pero sí un cambio importante en la dirección vital. África, en cambio, llama al Retorno al paraíso perdido, a la Fontana, y, en último término, al Sí-Mismo. De ahí los viajes al continente Africano, de un Jung ya viejo, por ejemplo. Y, por si a alguien se le hubiera pasado por alto, el mundial de fútbol que ha ganado España se ha celebrado en Sudáfrica.

Parece que todo apunta hacia un retorno al Paraíso Perdido, una suerte de Viaje al mundo de Pandora (como en Avatar), para tomar contacto con las potencias espirituales que allí dormitan, si la civilización occidental quiere sobrevivir a la muerte a la que está abocada, para renacer renovada. Por el momento, sólo unos pocos hace tiempo que se han dado cuenta de que esto es, en efecto, una urgente necesidad.

En la película que a continuación recomendamos, se presenta ese contacto con los arquetipos, ese retorno al origen, como si de una abducción por extraterrestres se tratara. Una explicación, por lo demás muy típica del espíritu de nuestra época, de lo que sucede cuando se tiene un contacto directo con "entidades" provenientes del más allá, de ese al que yo prefiero denominar Inconsciente Universal, el Reino de la Diosa. Y, fíjense, que en la película lo que se les aparece a los protagonistas es un ave, en concreto una lechuza, un antiguo símbolo de la Diosa griega Atenea, también conocida como Minerva por los romanos. ¿No resulta conmovedor y, hasta aterrador, que el contacto con la Diosa de la Sabiduría cause un pavoroso miedo en las mentes sencillas? Claro que la entrada en las profundidades de la Diosa induce, en cierto sentido, un salirse de lo conocido (ego-consciencia) y un entrar en las entrañas de lo desconocido, lo enigmático y hasta lo terrorífico (al menos, en los primeros estadios del proceso). De lo que se tiene tanto miedo es, en realidad, de la muerte al estado anterior que acontece, una muerte del estado de ignorancia y estulticia, para renacer al ámbito de la Diosa, de la que se obtienen los dones de la Sabiduría. Ahora bien, para las mentes sencillas, de consciencias estrechas, ese encuentro puede resultar en una tragedia, como bien saben los Psiquiatras y los Psicólogos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La diferencia básica entre el "Espíritu Falico" versus el "Espíritu del Amor" donde ambos empujan hacia la acción que convergen en la unidad, consiste en que el uno falico "Penetra" y el otro "Amor" se funde. Esto viene a cuento por que el cuestionamiento de los nombres que utiliza la Psicología Analítica por parte de algunos "Conter_Tulios" es vista de una forma poco amorosa con palabras como "Psicológica" y sin una pizca de romanticismo, no por eso deja de llamar la atención incitando a un inmersión falica por penetración versus amorosa. Pero amigo José..no es lo mismo, precisamente pueden ser las propias experiencias las que otorguen ese plus para poder diferenciar la creatividad de la imaginación activa desde un prisma mas pasional a uno meramente funcional y sus resultados.

Pero son impresiones que tienen creo que ver mas con el que mira que con el objeto observado. Al final viéndote a ti como ejemplo, yo diría que palabras como "Albedro" o por ejemplo "Calcinatio" y como no "Inconsciente Colectivo" te pone como a las amapolas en primavera mirando a la meca, incluso se te resaltan los pómulos....

Quien mejor para resumir las diferencias Falicas versus Amorosas que este tu numero de la suerte "19"......Sol día...., ahora nos faltan los "500" del Sol Noche..digo ...Negro.

http://www.youtube.com/watch?v=gac6EarRLUM

Un saludo

Juan Manuel

marisa dijo...

El cometario es para JOse Antonio por esta entrada pero no he podido evitar leer el coment "caliente" de Juan Manuel haciendo referencia a tanta simbología fálica. Interesante aunque no se si te pillo en toda amplitud de expresión. En cualquier caso, suena bien!!!

Jose Antonio,

Me gusta como escribes y sobre todo que no te cortas haciendo referencia al esoteric culture: astrologia, tarot, dentro del marco de la psyco. Y Jung. Simpre Jung. Me encanta!!! En mi vida, he pasado tiempo intentando descifrar el lenguaje de las estrellas - la astrología- y aprecio las referencias a Africa -que podría ser CANCER- Y Australia, definitivamente Acuario.

Gusta, gusta.

Abrazosss, Marisa-.

José Antonio Delgado dijo...

Hola a todos:

Juan Manuel, gracias por tu, un poco rococó comentario. Yo difiero, en principio, cuando afirmas que ambos principios empujan hacia la acción. Desde mi punto de vista, los dos principios eternos, Yin y Yang, Fálico y Vúlvico, si lo prefieres, no "empujan" hacia la acción. Uno empuja, sí, el Falo, pero el otro recibe y, por tanto, es pasivo, receptivo. Si consideramos, por ejemplo, el acto de hacer el amor, desde el ángulo simbólico, observamos este mismo.

Marisa,

Bienvenida. Gracias por tu comentario y por tus amables palabras.

Desde luego, lo Esotérico, es decir, lo Metafísico es crucial en este blog. Pues, como habrás podido comprobar, trato de dirigirme, en la medida de lo posible, hacia los principios eternos e inmutables o arquetipos.

Un abrazo

José

Anónimo dijo...

Hola Marisa, José....

Bueno José no debemos confundir la naturaleza falica que tiene diversas motivaciones para erguirse y penetrar en su objeto de deseo, el cual puede estar moldeado por oscuras motivaciones aunque no necesariamente, al igual que la naturaleza "Vulva" receptiva que es el contrapunto femenino del Dios Falo que se caracteriza por estar movida por esa misma emoción y deseo, que activa la imaginación y el movimiento de explorar.

Sin embargo el "Espíritu Del Amor" sea de penetración o Vulva_Receptivo cumple la misma máxima, solo que en este caso la motivación de la acción que siempre se dirige hacia la unidad no esta manipulado por el deseo o las emociones, si no por la entrega y el servicio propiciado por la propia naturaleza del amor.

Ambos espíritus son parte de nuestra humanidad. Ambos son necesarios, y ambos corren como posesos hacia esa misma unidad. El uno fólico desea, imagina permitiéndole penetrar en el objeto, lo explora. El Amor tiene otras calidad,....busca fundirse como un salto al vacio.

Enlazando con Marisa, estaría bien auto_observarse si tu personal gusto por la Cultur Exotérica, el tarot, y Jung muestra ambos espiritus y calientes aspectos que te llevan a fundirte con estos objetos tan subjetivamente mágicos que tocan al Inconsciente.

Un saludo ambos

Juan Manuel de los Rococo y Garcia.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Juan Manuel:

Para no repetir lo que ya he expresado en varias ocasiones acerca de estos dos principios, etc.., remito, tanto a tí, cuanto a quien lo desee, a que consulte mi entrada en la que publico parte del capítulo "Extraños Visitantes" de mi novela Encuentros en la Oscuridad. Si pincháis en la etiqueta Encuentros en la Oscuridad os aparecerá directamente, o bien, a través del siguiente enlace:

http://psicologiaespiritualidad.blogspot.com/search/label/ENCUENTROS%20EN%20LA%20OSCURIDAD

Un abrazo

José