martes, 24 de agosto de 2010

CASA CÓRDOBA: UNA MEZQUITA EN LA "ZONA 0" DE NUEVA YORK

La noticia de que está proyectado el levantamiento de un centro islámico en las inmediaciones de la denominada zona 0, en la que tuvo lugar el atentado terrorista del 11 S, ha llamado poderosamente mi atención.

Tanto en mi libro El retorno al Paraíso Perdido, como en algunos artículos, así como en varias entrevistas, he afirmado que, la caída de las torres gemelas, estaba relacionada con el simbolismo de la carta del Tarot "La Torre", así como con la oposición astrológica entre dos potencias arquetípicas: Saturno-Plutón. Dado que ya nos hemos pronunciado suficientemente sobre su significado, remito al lector interesado a mis mencionados trabajos.

Resulta muy interesante observar cómo se van manifestando los principios universales o arquetípicos en el ámbito fenoménico, es decir, en el mundo material. Allí donde cayeron los símbolos más conspicuos de la hybris del ego del hombre occidental, las dos torres gemelas, precisamente debido a la intervención de los representantes de la Sombra del way of life americano, se proyecta la erección de un Templo Islámico, una mezquita que es la casa de Dios, a la que denominarán con el significativo nombre de Casa Córdoba.

En cierto modo, y visto desde un punto de vista simbólico, podríamos relacionarlo con la muerte del inflado ego del hombre occidental, y el nacimiento del Si-Mismo, del Espíritu Universal. ¿Será éste un presagio del intervalo entre dos ciclos, de un pasaje a una nueva escala de valores; o sea, el paso de un período de materialismo unilateral a otro en el que impere el dominio del Espíritu? Dios dirá...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues sinceramente no creo José que la ubicación de una mezquita en la zona cero sea el paso de un período del materialismo unilateral a otro en el que impere el dominio del Espíritu. Por que en si en si la mezquita es un símbolo promovido por las capas abiertas y mas tolerantes del entorno islámico,... los "Sufies", que si bien viene a significar algo en el terreno simbólico no puede ser mas que la de tender un puente entre Occidente y el Islam vía la interreligiosidad, algo muy concreto, a no ser que creas que esto tiene el significado que EEUU y el Islam moderado representen a la unilateralidad materialista y el espíritu, el mundo es muy grande y su representación aunque importante no lo suficiente.

Antes que el espíritu prevalezca por encima del materialismo se han de cerrar heridas en muchas partes del mundo. El problema de las capas conservadoras americanas es que no están dispuestos a creer que el ataque a las torres gemelas sea por una política imperialista y expansiva versus hacernos creer que tiene su origen en el terrorismo fundamentalista islámico que busca derrotar a Occidente para su expansión.

Así lo veo.

Un abrazo

Juan Manuel

José Antonio Delgado dijo...

Estimado Juan Manuel:

Como siempre, gracias por participar en el blog.

Dices que no crees que la ubicación de una mezquita en la zona 0 sea el paso del materialismo al dominio del Espíritu. Yo no es que no lo crea, es que sé que no es así.

Pero es que, tal como tú lo enfocas, es algo casi obvio. Pero, me da la impresión de que no has comprendido a lo que me estoy refiriendo con mi entrada. No hago referencia al principio de causalidad, que es el que rige en la ciencia académica como el único principio válido. Me estoy refiriendo a la sincronicidad, amigo JM.

Piensa que la materia es, en realidad, pasiva, y, por lo tanto, toma la forma que el Espíritu le imprima. Es así, por ejemplo, cómo muchas persona que han tenido una experiencia de tipo espiritual, la experimentan como una violación. Pues el Espíritu penetra la materia. Evidentemente, como esa experiencia proviene de un dominio que está más allá del material, el ego se resiste, en buena medida, de ahí que se experimente así.

Fíjate, por ejemplo, en cómo la Virgen María quedó encinta por el esposo divino, Gabriel, el ángel del señor. O sea que el Espíritu pone siembra su semilla en la materia. La actitud de María nos enseña algo muy importante y es el "hágase tu voluntad, señor".

Luego, José, reacciona muy mal, claro, como el ego herido porque no controla la situación y, sobre todo, no comprende que sucede. Hasta que, finalmente, el señor se le aparece y acepta lo sucedido.

Tal vez me haya ido un poco por las ramas, pero lo que quiero expresar es cómo el espíritu imprime su forma sobre la materia. En último término, se hará la voluntad de Dios, en lenguaje cristiano.

Y aquí, lo que nos interesa, es ver cómo se manifiesta el símbolo en el ámbito fenoménico, cómo toma forma el arquetipo en el plano material.

Las opiniones y los juicios y pre-juicios de carácter sentimental que se hagan sobre ello, en principio, no interesan al caso concreto que trato ahora.

Saludos

José

Anónimo dijo...

Estimado José Antonio suyas son las interrogantes en su excelente ensayo. A mi no me cabe ninguna duda, la llamada penetración del Espíritu en la pasiva materia y su significado simbolico erectil, pero ya puestos a ser académicos de la ciencia racional que interroga tipo test, a mi usted no me gana.

A quien interrogaba pardiez,...si lo tiene tan claro?

Acaso no le gusta correr riesgos si no media una incitaciòn.., o era mera educacion academica?.

Un abrazo

Juan Manuel

Augusto dijo...

Hola Jose Antonio

Al hilo de los arquetipos...qué piensas de esto que dice Ken Wilber?: " estoy completamento de acuerdo con Jung en la necesidad de diferenciar e integrar la herencia arcaica, pero no creo ni por un minuto que los arquetipos tengan algo que ver con la espiritualidad mística genuina"

Un saludo desde Valencia

José Antonio Delgado dijo...

Hola Augustto:

Gracias por participar en el blog.

Sobre lo que pienso acerca del comentario de Wilber a los arquetipos, escribí tres entradas explicando mi posición al respecto.

Te remito a esas entradas:

http://psicologiaespiritualidad.blogspot.com/search/label/CRITICA%20A%20KEN%20WILBER

Las puedes encontrar, de todos modos, en el apartado "ETIQUETAS" : Crítica a Ken Wilber. El texto empieza con la última entrada, y termina con la primera. Así que, para leerlo en orden, bajarías con el cursor hasta el final de la página del blog que se te aparecerá al pinchar en Etiquetas: Crítica a Ken Wilber, o bien, al copiar y pegar el link que proporciono.

Gracias y un saludo

José