sábado, 23 de abril de 2011

LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS Y LA EXPERIENCIA MISTICA

"Hoy soñé, ¡oh, Señor!, que entre hermanos de credos diferentes caminaba. Y caminábamos por Oriente, por algún lugar del llamado Magreb, y mientras andábamos, algunos hermanos sentían odio, porque no todos pertenecíamos a su religión particular. Aquellos que creían estar en su tierra natal, pensaban que “los otros”, los “extranjeros”, “los infieles”, no éramos dignos de ser vistos como hombres y, aún menos, como hermanos. Sin embargo, al cabo de un tiempo, todos los allí presentes experimentamos el Amor de Dios, y todas nuestras faltas fueron perdonadas. Y sólo a través de esta experiencia, la experiencia de la presencia divina en la Vida de cada uno de nosotros, se transformaron todas nuestras consciencias, y los recelosos, los temerosos y los hostiles ante las diferencias, por fin "vieron" que, más allá de nuestra condición particular o de la religión que cada cual profesara, todos y cada uno de nosotros somos hijos de Dios."



Al finalizar el sueño, reflexionaba sobre la importancia de la experiencia de religación con la divinidad, la necesidad imperiosa que tiene el hombre de reconocer la Realidad del Alma, precisamente hoy que vivimos en un mundo desacralizado. Un mundo sumido en la intolerancia, la violencia y el materialismo. Y, mientras reflexionaba sobre el contenido de este sueño, muy relacionado con el mensaje que trato de transmitir en mi novela, LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS, leía un poema del poeta sufí Rumi, cuyas palabras resuenan con las enseñanzas del Maestro de mi novela, que dice así:


¿Qué puedo hacer, oh musulmanes?, pues no me reconozco a mí mismo
No soy cristiano, ni judío, ni mago, ni musulmán.
No soy del Este, ni del Oeste, ni de la tierra, ni del mar.
No soy de la mina de la Naturaleza, ni de los cielos giratorios.
No soy de la tierra, ni del agua, ni del aire, ni del fuego.
No soy del empíreo, ni del polvo, ni de la existencia, ni de la entidad.
No soy de India, ni de China, ni de Bulgaria, ni de Grecia.
No soy del reino de Irak, ni del país de Jurasán.
No soy de este mundo, ni del próximo, ni del Paraíso, ni del Infierno.
No soy de Adán, ni de Eva, ni del Edén, ni de Rizwán.
Mi lugar es el sinlugar, mi señal es la sinseñal.
No tengo cuerpo ni alma, pues pertenezco al alma del Amado.
He desechado la dualidad, he visto que los dos mundos son uno;
Uno busco, Uno conozco, Uno veo, Uno llamo.
Estoy embriagado con la copa del Amor, los dos mundos han desaparecido de mi vida; no tengo otra cosa que hacer más que el jolgorio y la jarana.


Y, en otro lugar, dice Rumi:


Ven, ven, quienquiera que seas;
Seas infiel, idólatra o pagano, ven
Este no es un lugar de desesperación
Incluso si has roto tus votos cientos de veces, aún ven!

Y, todo esto, sucede hoy, Viernes Santo, cuando se conmemora la Muerte de Jesús en la Cruz...

3 comentarios:

RODERICVS dijo...

Muchas gracias estimado José por tu mensaje. Por supuesto, sería un gran honor para mí. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Decía Ramana " ....Ve el mundo como el Si Mismo....", el mundo como totalidad en la unidad, por tanto parece que se hace indiferente si el fragmento fenoménico llamado individuo descansa en la sacralidad o se embelesa e identifica con las imágenes de un mundo separado lleno de violencia e intolerancia, fruto por supuesto del lenguaje que al ser conceptual divide/separa las cosas y tiene prejuicios por falta de elevación, Aun en su ignorancia este individuo no deja de ser parte del Si Mismo por tanto parte de la divinidad.

Esto me recuerda la historia de Saramago sobre la ceguera, una epidemia que se cierne sobre la humanidad. Cuando recuperan la vista caen en la cuenta de lo milagroso e increíble que resulta "Ver", ese volver a la normalidad donde la simplicidad contiene y es en esencia "Sagrado", ese retorno se vive como un éxtasis místico de luz y colores.

Digo yo, que por ello no es necesario retornar a ningún paraíso, a la unidad, pues no hemos salido en ningún momento, nunca se ha perdido. Lo que algunos necesitan es la ceguera, el camino y la crucifixión de la cruz, el creer que la mística es una meta, que la búsqueda espiritual es un actitud necesaria, que ha de fallecer el Ego....

La verdad es que somos bastante torpecillos / atontolinados, no parece que haga falta ir a ningún lado........, pero si en la simplicidad de lo mas banal, en lo ordinario, aquí y ahora piensa que no existe tal cosa...viajara por todo el mundo....

Bueno eso también esta dentro de la unidad, excepto para los ciegos.

Juan Manuel

José Antonio Delgado dijo...

Gracias Juan Manuel por tu comentario.

Un abrazo