sábado, 14 de abril de 2012

CREATIVIDAD, PROGRESO CIENTÍFICO Y EVOLUCIÓN DE LA CONSCIENCIA


El pasado viernes día 13 de abril del 2012 tuvo lugar la 8ª Tertulia de Espiritualidad, Filosofía y Ciencia, titulada ¿Qué  relaciones hay entre la creatividad, el progreso científico y  la evolución de la consciencia? en el Ateneo de Madrid. Organizada por Victoria Caro y coordinada por mi esposa Maribel Rodríguez y un servidor, así como dirigida por un servidor, tuvo como invitado al artista plástico, experto en la Psicología Analítica de C. G. Jung y escritor D. Javier de Prada.

La idea de haber invitado a Javier de Prada, para hablar de la creatividad y su relación con el progreso científico y la evolución de la consciencia, surgió después de leer su última obra, titulada El joven Picasso. Un análisis junguiano de un proceso creativo, y de haber tenido el privilegio de presentarla, junto a su autor, en el Ateneo de Madrid. Así, tras su última presentación del libro en el Ateneo de Madrid, se nos ocurrió a Maribel y a mí, que sería una buena idea invitar a Javier de Prada para hablar de la creatividad en las diferentes esferas artísticas y en la ciencia, así como de la relación que esta tiene con el propio proceso de individuación o autorrealización espiritual del hombre creador.

Desde nuestro punto de vista, el verdadero proceso creativo es un asunto mucho más serio de lo que a la mayoría de nuestros contemporáneos les pudiera parecer. Para empezar, entendemos que la creatividad es un proceso que conduce al artista, en última instancia, a experimentar en sí mismo y a plasmar, después, los fundamentos arquetípicos que están presentes, aunque ocultos a la consciencia colectiva, en el espíritu de la época. En este sentido, el artista puede considerarse un vate, un vocero de aquellos arquetipos o patrones de ordenación inconscientes (fundamentos espirituales, si se prefiere)  que están activos en un momento histórico dado, y que acabarán por manifestarse en la vida ordinaria del colectivo al que pertenece el creador.

La plasmación de esos fundamentos arquetípicos constelados, es decir, activados y prestos para emerger al ámbito de la consciencia, puede realizarse en cualquier dominio de la experiencia humana: en la pintura, escritura, poesía, música, escultura, arquitectura, gastronomía, filosofía, etc., y, por supuesto, también en una teoría científica. Hay multitud de ejemplos, en todos los campos, y sobre ello nos hablará más en detalle nuestro invitado, Javier de Prada. Valga, a modo de introducción, el caso del famoso químico orgánico del siglo XIX, Augusto Kekulé, quien concibió la estructura aromática del benceno gracias a la inesperada ayuda de un sueño que tuvo, y en el que se le apareció la imagen de una serpiente que se muerde la cola (el conocido símbolo del Ouroboros, tan caro a los alquimistas).  Por supuesto, aunque los estudiosos de la obra de Carl Gustav Jung ya conocíamos la influencia de lo Inconsciente en el cuerpo científico de este brillante psiquiatra suizo, la reciente publicación del libro rojo o Liber Novus nos muestra la importancia que tuvo la relación de la consciencia con lo inconsciente colectivo (el Alma), en la vida y obra del famoso médico y psicoterapeuta.

Estos dos ejemplos, y los que Javier nos presentará en su exposición, son indicativos de que la creatividad está muy ligada a la evolución de la conciencia y, más concretamente, al proceso de individuación o autorrealización espiritual del individuo que crea y, en general, de todo ser humano. Según parece, hay una vinculación importante entre la creatividad y la salud de la persona.

A continuación podéis escuchar la tertulia pinchando en el icono.

No hay comentarios: