miércoles, 24 de septiembre de 2014

PETIT PIERRE EN EL TEATRO LA ABADÍA Y LA IMAGEN DE DIOS



Foto proveniente de la web notodo.com

El martes 23 de septiembre de 2014 acudí con mi mujer al Teatro La Abadía para ver la obra de teatro titulada Petit Pierre.  La obra se basa en la sorprendente historia de Pierre Avezard, nacido en 1909 en un pequeño pueblo francés. Pierre nació prematuro, deforme, medio ciego, sordo y mudo.  Como consecuencia de su aspecto, muy pronto la sociedad de su tiempo lo rechaza y deja de estudiar a los siete años para dedicarse al oficio de los inocentes: el cuidado de las vacas. 

Cuando leí un extracto de la biografía del personaje alrededor del cual se había creado esta obra de teatro, apenas unas horas antes de acudir a su representación, como estudioso de la psicología profunda sentí un tremendo interés por la creación del carrusel mecánico, movido por un sólo motor, que Pierre Avezard, el protagonista de la obra, había realizado con sus propias manos y utilizando para ello chapas, maderas y otros materiales de desecho que Petit Pierre tuvo a su alcance.

 Dirigida por Carles Alfaro e interpretada por Jaume Policarpo, director artístico de Bambalina Teatre Practicable, en el papel de Petit Pierre, y por Adriana Ozores, como andrógina narradora de los terribles avatares acontecidos a lo largo del siglo XX (la crisis económica mundial de 1929 (Gran Depresión), la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la lucha por la conquista del espacio, etc.) en contraste con la sencilla y anónima vida de Pierre Avezard. Este, en apariencia ajeno a las transformaciones que jalonaron la sociedad y la cultura occidental, dedicó la mayor parte de sus energías a crear un carrusel mecánico circular, movido por una sola fuente de energía, a modo de mándala compensador del caos que vivía el mundo en aquellos terribles tiempos. Una situación, por cierto, que se asemeja mucho a la que está viviendo occidente en estos momentos. 

«Un bello relato de supervivencia, de arte, de voluntad, de vida», así lo describe el folleto de la obra, que sigue diciendo:  

"Hace unos años, en la otra orilla del Atlántico -sobre el escenario del Teatro Juárez de Guanajuato-, descubrimos un texto peculiar en cuyo seno latían dos corazones: el del mundo y el de su habitante más humilde: Pierre Avezard

«Su autora, la canadiense Suzanne Lebeau, se inspiró en la biografía de este personaje real con una conmovedora historia que pone en evidencia, de manera sencilla, directa y contundente, la injustificable capacidad de nuestra sociedad para marginar a todo aquel que no se ciñe a un patrón de normalidad. La obra nos muestra, al mismo tiempo, la generosidad y la nobleza de este ser inefable que es capaz de responder a ese desprecio construyendo un magnífico poema de amor y gratitud hacia las personas y la naturaleza.

«En este tiempo nuestro de desconcierto e incertidumbre, el proyecto alrededor de Petit Pierre ha conseguido fijar la aguja de nuestra brújula. Tal vez haya contribuido a ello la turbación que brota de esta pequeña historia que ha sido capaz de imantar también a Carles Alfaro, cuya clarividencia y apasionamiento hemos echado de menos durante demasiados años. Y de su mano, Adriana Ozores, actriz inmensa que con su fina inteligencia teatral redondea un equipo, inimaginable hace tan solo unos meses para la compañía."

Jaime Policarpo, Director artístico de Bambalina Teatre Practicable. 

Petit Pierre es una auténtica obra de arte. Y lo digo en el más riguroso de los sentidos. Porque, para que una obra de teatro -como cualquier producto creativo realizado por el hombre- sea realmente "una obra de arte", debe de dar necesariamente la  palabra al Alma (lo que hoy llamamos lo inconsciente) y, de ese modo, dicha obra surge de un auténtico proceso creativo. Al ser el proceso creativo algo vivo, los creadores de una obra de arte saben cómo comienza esta, pero nunca cómo va a terminar, puesto que adquiere autonomía, es decir, vida propia.

Cuando una obra no toma vida propia, ni se desarrolla y desenvuelve como un organismo autónomo, entonces no es el producto de una creación, sino la elaboración de una investigación o de un producto de consumo. Y esto último no es, en sentido estricto, una creación, sino una construcción con un objetivo consciente bien definido. 


El efecto que Petit Pierre tiene en el espectador es el de trasladarle al mundo imaginario que los artistas han creado en su interacción con el alma del mundo. De algún modo se asemeja al estado hipnótico o a la entrada en el mundo de lo inconsciente colectivo durante la práctica de la meditación o imaginación activa. En otras palabras, la consciencia del espectador entra en un estado semejante al duermevela y accede al mágico microcosmos recreado en la obra de teatro.

Dicho todo esto, trataré a continuación de esbozar lo que considero que puede estar en la base del efecto de atracción que esta obra ejerce, primero en los artistas que la han recreado y después en el público que ha asistido a su representación. 

Las personas familiarizadas con la Psicología Analítica o junguiana, y post-junguiana, denominamos "Inconsciente Colectivo" al microcosmos que se encuentra más allá y más acá de la consciencia del individuo, y que trasciende los márgenes de la realidad biográfica que se manifiesta en esa instancia a la que denominamos inconsciente personal. En el inconsciente personal hallamos aquellos contenidos que una vez fueron conscientes pero que dejaron de serlo por diversos motivos. 

Cuando exponemos la cosmovisión de la Psicología Analítica a un público no familiarizado con la realidad del alma, de ordinario encontramos que le resulta muy difícil de comprender qué es eso de que más allá de la realidad sensible, experimentada a través de los sentidos, hay  un microcosmos "interior"; qué es eso de "los arquetipos" o "potencias espirituales" ordenadoras de la realidad física y psíquica, que habitan en ese microcosmos; o, también, qué es lo "inconsciente colectivo".

Pese a estos inconvenientes, a veces la vida nos muestra ejemplos sobresalientes de la actividad del microcosmos interior al que denominamos "inconsciente colectivo" y del modo en que ese mundo trans-individual se manifiesta en la realidad concreta y sensible, perceptible a través de los sentidos. Uno de esos ejemplos conspicuos lo constituye precisamente Petit Pierre.

Semejante situación de aislamiento con respecto al mundo sensible -recordemos que nació deforme, medio ciego, sordo y mudo- incrementada por el rechazo social y la marginación que su aspecto provocaba en la sociedad de su tiempo, fue el acicate para que este hombre, analfabeto, expresara la vida que brotaba desde esa otra realidad, íntima, a la que denominamos  lo "inconsciente colectivo".



Su carrusel mecánico, alimentado por una única fuente de energía, representa la vida que bullía en el "interior" de su alma. En otras palabras, se trata de una expresión del microcosmos al que Pierre tuvo acceso, del mándala que movía toda su vida psíquica y física, como consecuencia del repliegue de la energía psíquica que se encontraba vertida hacia dentro - a esta situación la psicología la denomina introversión.  

Además, dadas las especiales condiciones del mundo en aquellos difíciles y tumultuosos años del siglo XX, Pierre estaba representando, con materiales de desecho, una imagen de la divinidad, un arquetipo que expresa el orden oculto que está allende la realidad en la que vivían la mayoría de los seres humanos de aquella convulsa época.  De ahí que, a través de su carrusel mecánico, Pierre estaba enviando un mensaje al resto de los hombres y mujeres de su época. Una época que es, también, nuestro época. 

Sobre estos y otros temas afines hablaremos en el seminario que impartiremos sobre Sueños y Visiones: Claves para una interpretación simbólica, los días 22 y 23 de noviembre.



martes, 23 de septiembre de 2014

SOBRE EL MANDALA, LA SINCRONICIDAD, EL UNUS MUNDUS Y EL SÍ-MISMO

Mandala extraído del Libro Rojo de C. G. Jung
El mandala, o círculo sagrado que puede expresarse espontáneamente como acto creativo, y que se manifiesta en imagen en el alma del hombre, es el equivalente psíquico o anímico del unus mundus, o sea, del mundo único que conjuga la realidad física y la psíquica.

El unus mundus puede entenderse como un orden psicofísico que trasciende nuestra comprensión consciente. De algún modo, podría decirse que se trata de la imagen de Dios en el alma del hombre; dicho de otro modo, el modo en que la realidad trascendente toma cuerpo en el alma del hombre. Ese Misterio, el misterio de Dios, de lo absolutamente trascendente, se manifiesta en la más íntima inmanencia, y a esa expresión, a ese fenómeno psíquico o anímico, es a lo que Jung denomina con el nombre de Sí-Mismo.

El Sí-Mismo, que es como Jung denomina a Cristo cuando se personifica o se vivencia como presencia imperecedera en lo más profundo del alma, es, por lo tanto, el ordenador, es decir, el eje rector de todo cuanto sucede en el ámbito físico y en el psíquico. De ahí que, en algunos de sus últimos trabajos, Jung dijese que lo inconsciente colectivo (el espíritu de las profundidades) contiene un saber absoluto.

Los fenómenos de sincronicidad son aquellas coincidencias significativas entre un aspecto material de la experiencia y su correlato psíquico como, por ejemplo, cuando una persona ha tenido un sueño y la realidad expresada en el mismo es vivida por el soñante en la vida consciente, en el mundo sensible. 

Por lo tanto, la sincronicidad es, en realidad, el aspecto paranormal del unus mundus; dicho de otro modo, la sincronicidad es el ordenamiento psico-físico de una realidad trascendente que, precisamente por ser trascendente, es una hipótesis de trabajo. Pareciera, por tanto, que, cuando un arquetipo, es decir, cuando una potencia espiritual como lo es el Sí-Mismo irrumpe en la consciencia, lo atemporal se expresa en el tiempo. Los hindúes denominan a esta irrupción de lo atemporal en el tiempo con el nombre de avatar. Un avatar es, de hecho, una encarnación del Espíritu, y tiene su paralelo en la religión cristiana en la persona de Cristo, es decir, en la encarnación de Dios en Jesús el Cristo.  

Para terminar os dejo la entrevista que le han hecho a Pablo d´Ors quien, en términos sencillos, expone ideas de un calado impresionante:

lunes, 15 de septiembre de 2014

SEMINARIO EN MADRID: SUEÑOS Y VISIONES: CLAVES PARA UNA INTERPRETACIÓN SIMBÓLICA

           SUEÑOS Y VISIONES: CLAVES PARA UNA INTERPRETACIÓN SIMBÓLICA



MADRID, 22-23 de noviembre de 2014
+
En el presente seminario pretendemos hacer una introducción a la experiencia visionaria (los sueños y la imaginación), dando claves para la interpretación de sus contenidos.

Contenidos:

1.- Introducción: Los sueños y las visiones como vía de autoconocimiento.
2.- La estructura psíquica.
3.- Arquetipos y símbolos.
4.- Análisis de sueños y visiones.

Duración: 10 horas.

Precio: 120 euros (20% de descuento a personas en paro y estudiantes).

Lugar: CENTRO ENGRAMAS. C/ Condes del Val, 18, Bajo Izd. Madrid.

PLAZAS LIMITADAS: MÁXIMO 15 (se reservarán por riguroso orden de inscripción).
 
Profesores:

- José Antonio Delgado González: escritor, Licenciado en Ciencias Ambientales, Graduando en Psicología, Experto en Psicología Analítica.

- Maribel Rodríguez: Médico Psiquiatra, Logoterapeuta, Profesora universitaria.
Inscipciones:

Para inscribiros mandadnos un mensaje privado o bien un mail a maribelrodriguezpsiq@hotmail.com