jueves, 11 de mayo de 2017

DESCUBRIENDO TU AUTÉNTICA VOCACIÓN. NUEVO LIBRO DE JOSÉ ANTONIO DELGADO.


Tengo la satisfacción de anunciar en Psicología Profunda y Espiritualidad que mi nuevo libro, titulado DESCUBRIENDO TU AUTÉNTICA VOCACIÓN, ya está disponible para la venta en amazon. 

"Este libro aborda un tema fundamental: cómo descubrir tu auténtica vocación y responder a la llamada de la profundidad.

La palabra vocación significa etimológicamente llamada. Por lo tanto, la vocación implica la existencia de una voz que llama y de una acción o respuesta ante una llamada. Cuando el hombre es fiel a la llamada de la profundidad que lo habita, es decir, cuando es fiel a su auténtica vocación, puede desplegar conscientemente su propio destino, su plan vital único e intransferible.

A través del estudio del arquetipo de la iniciación y del significado del perro en las iniciaciones de diversas tradiciones, José Antonio Delgado nos enseña cómo se relacionan el descubrimiento de la auténtica vocación y la iniciación a la profundidad que nos habita.

José Antonio Delgado González (Madrid, España, 19 de marzo de 1972) es psicólogo, terapeuta de orientación junguiana, científico ambiental y escritor."

Puedes comprar el libro pinchado en el siguiente enlace a la librería virtual de amazon: 

DESCUBRIENDO TU AUTÉNTICA VOCACIÓN

 Para conseguir todos mis libros pincha en el siguiente enlace:
Librería de José Antonio Delgado

miércoles, 5 de abril de 2017

RELACIONES TÓXICAS. NARCISISTAS Y PSICÓPATAS.


Hace tiempo que tenía intención de escribir en psicología profunda y espiritualidad algunas líneas acerca de las relaciones amorosas con personas con un Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) o con "psicópatas adaptados", personalidad psicopática o Trastorno antisocial de la Personalidad (TAP). Dado que se trata de un texto divulgativo, escrito en este blog dedicado a la psicología y espiritualidad, y en modo alguno de un artículo científico -que tengo intención de escribir en algún momento-, debe tenerse por tanto en cuenta que es un ensayo con algunas indicaciones que pueden ser útiles especialmente para quienes estén sufriendo o hayan sufrido una relación con una persona con un TNP o TAP.

Me resulta cada vez más inquietante el número de pacientes que llegan a mi consulta por daños emocionales debidos a una relación con un/a narcisista perverso/a (denominación del TNP por los psicoanalistas franceses). Las consecuencias son, en algunos casos, realmente devastadoras. No es infrecuente que padezcan un Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) con desórdenes del sueño y de la alimentación (insomnio, falta de apetito y/o desregulación alimentaria) durante y después de la relación. Y vienen a mi memoria las palabras de Dostoievski  "si Dios no existiese, todo estaría permitido" pues, en mi opinión, muchas de estas personas son la expresión palmaria del Mal, entendido como el alejamiento del hombre de su esencia divina y la carencia del Eros como soporte del amor, tanto en hombres como en mujeres. Aunque esto requeriría una reflexión aparte.  

Después de haber observado el comportamiento de varios/as narcisistas, y de haber padecido el de otros tantos, he podido identificar una pauta de acción común a todos ellos. Por cierto que coincide con las investigaciones de diversos especialistas en este tipo de trastornos (y especialmente en las víctimas de las personas que padecen TNP). El esquema de la pauta de acción puede resumirse del siguiente modo:

1. Expresión de pseudoamor incondicional (bombardeo de amor, lo denominan los expertos americanos) y creación de ilusión de alma gemela. Lo primero que suele realizar una persona con TNP cuando quiere ganarse a una víctima para obtener de ella un beneficio (dado que son incapaces de amar, por una herida provocada en la infancia) es expresarle cuánto la quiere, que ella es la persona que estaba buscando toda su vida, etc. Incluso estudiará qué es aquello que colma a la pareja (sea esta hombre o mujer) y tratará de imitarlo creando una sensación de "alma gemela": qué tipo de ropa le gusta, qué gel o champú de baño utiliza, qué comida le gusta, etc., y tratará de adoptarla como suya propia. Esta actitud camaleónica le permite camuflarse perfectamente. El sexo con un/a narcisista suele ser extraordinariamente satisfactorio y, en muchas ocasiones, se convierte en adictivo, como una droga. Esa capacidad camaleónica le permite al narcisista convertirse en el "amante perfecto", y en ello radica uno de los escollos más difíciles de superar por la víctima. Por si fuera poco, las personas con TNP tienen una capacidad increíble de pre-cognición o de "lectura de la mente". No nos referimos aquí a las clásicas sincronicidades y sincronías que se producen cuando dos personas están enamoradas y todo parece girar alrededor de esa relación. Esto sucede siempre que se constela el arquetipo anima/animus. Se trata de algo diferente, que resulta intrigante: saben de antemano qué es lo que valora la otra persona por encima de todo y aquello que le resulta más doloroso, incluso en la primera cita. Esta capacidad de mostrar "la sombra" del amante en los momentos más inoportunos tiene dos posibles consecuencias: a) la persona se siente herida y dañada por los constantes ataques que el/la narcisista realiza allí donde ella es más vulnerable, lo que provoca una terrible merma de la autoestima e incluso una desorientación sobre la vocación personal; b) la persona es capaz de comprenderse mejor y de asimilar e integrar en la consciencia los aspectos personales de la sombra (lo inconsciente biográfico, personal o individual), provocando una maduración y una transformación. Esto último después de atravesar un auténtico descenso a los infiernos.  

2. Ataque a la percepción/emoción (Gaslighting). En esta etapa, cuando el/la narcisista está segura de que "ha atrapado" a su víctima en "una tela de araña de ilusiones" muy hábilmente tejida, entonces, de pronto, se alejan y se convierten en las personas más frías. Un maltrato emocional en toda regla, dentro del infierno emocional al que hace atravesar a sus víctimas. Introducen confusión y desorientación perceptiva y emocional en la pareja mediante manipulación, mentiras, medias verdades... Todo ello con la intención de que la persona dude de sí misma y de sus percepciones e intuiciones. De pronto, muestran una frialdad extrema (cold shoulder) en mitad de un período de bombardeo amoroso (love bombing). La triangulación es un modo de actuar clásico del narcisista. Ningún narcisista rompe del todo sus relaciones con ex-parejas. Esto es especialmente importante, para identificarlos. Cada ex-pareja le aporta al narcisista un beneficio: sexual, material, terapéutico, etc. En este sentido, la promiscuidad es también un rasgo bastante característico del narcisista, pudiendo mantener relaciones sexuales en triangulación sin que esto les provoque el más mínimo conflicto interno. ¡Mucho cuidado con esto, porque el narcisista no suele utilizar medios de protección, como condones o preservativos! Todas estas estrategias conducen a que la víctima dude de sí misma, de sus propias percepciones, de sus intuiciones, incluso de su vocación. El único modo de combatir adecuadamente esta situación es que la persona cree un puente firme con su propio mundo interior. 


Explicación del término Gaslighting:


 
3. Alejamiento. En esta etapa, la persona con TNP despliega su táctica de frialdad emocional (cold shoulder) creando un sentimiento de vacío y de inutilidad en la víctima de sus maltratos, mermando la autoestima, provocando sentimientos de culpabilidad cuando la víctima responde o se defiende. Introduce constantes manipulaciones en el modo de comunicarse: corta la comunicación con su víctima/pareja desapareciendo por un tiempo sin previo aviso, y sin ningún motivo objetivo que lo justifique. En el momento en que la persona afectada por estos maltratos emocionales responde es entonces cuando los narcisistas buscan el modo de hacer que la persona se sienta culpable por reaccionar a su maltrato.

4. Recuperación de la relación (Hoovering): Si la víctima tiene la suficiente fortaleza y capacidad de discernimiento como para darse cuenta de que está siendo objeto de un maltrato y deja la relación con la persona narcisista, esta última volverá a la carga para recuperar a su víctima. Los narcisistas no soportan el abandono y el rechazo. Y el ciclo se inicia de nuevo con la expresión de pseudoamor incondicional


Explicación del término Hoovering o intento de recuperación de la relación
Recomendables los vídeos de este canal




Cuando nos referimos en psicología y espiritualidad a la "toxicidad" en las relaciones interpersonales, y a la existencia de trastornos narcisistas o "psicopatía adaptada", debemos realizar algunos apuntes que resultan fundamentales para comprender las diferencias entre los comportamientos trastornados de los narcisistas o psicópatas adaptados y los que pueden producirse en cualquier relación interpersonal.

La terrible insatisfacción que vengo observando en las relaciones sentimentales, y las duplas narcisistas-hiperempáticos que tienden a producirse en muchas de ellas, me ha conducido a la necesidad de aclarar a mis pacientes y, por ende, también a mí mismo la diferencia entre los modos de comportamiento característicos de los trastornos narcisistas/antisociales (y las personas que los padecen) y los estados de "toxicidad" transitorios por los que cualquier persona ha pasado a lo largo de su biografía.

Entra dentro de lo "normal" que las personas vivamos momentos en los que nuestros estados emocionales sean extremos, especialmente cuando están en juego las relaciones anima/animus, esto es, en las relaciones amorosas; en estos casos, la batalla siempre está servida y en esos momentos nos convertimos en "tóxicos" para los otros/as. Ahora bien, las personas con un trastorno narcisista (TNP) viven en "modo tóxico" todo el tiempo, dado que padecen de alexitimia y de falta de empatía, por lo que son incapaces de amar. 

Sobre la ausencia de amor auténtico en los narcisistas véase este vídeo



martes, 28 de marzo de 2017

EL VIAJE INTERIOR O PROCESO DE INDIVIDUACIÓN

Cuando hablo o escribo sobre el Viaje Interior, peregrinación por el alma o proceso de individuación me siento como imagino que se habrán sentido aquellos primeros viajeros que, en tiempos de Cristóbal Colón, se encaminaron hacia tierras extrañas y, después de haber conocido un Nuevo Mundo, regresaron para contárselo a sus conciudadanos. Es decir, uno no sabe, a priori, si los demás han estado allí o no; si están yendo hacia ese nuevo mundo; o si están preparándose para ir. En pocas palabras, no sé en qué momento y en qué lugar están cada uno de ustedes. 


Sin embargo, la peregrinación anímica, a diferencia del viaje en barco a las Américas y a las Indias, empieza y termina en el mismo punto: Uno mismo.  Y la extraña tierra a la que uno se dirige no se encuentra allá fuera, sino en lo más íntimo de uno mismo. 


Este viaje comienza abandonando el mundo conocido, o sea, la consciencia que compartimos con nuestros familiares y compatriotas, para iniciarnos en un mundo que, pese a estar en nosotros mismos, resulta que nos es totalmente desconocido. 


Ese viaje interior, que podemos asimilar al viaje del héroe, como lo hace el estudioso de los mitos Joseph Campbell, Jung lo denomina proceso de individuación aludiendo con ello a que tiene como finalidad la realización más completa de la personalidad del individuo. Un proceso dinámico que se relaciona con lo que en las tradiciones religiosas se denomina iniciación


Ahora cabría preguntarse, ¿qué es una iniciación? ¿Cómo tiene lugar? Por iniciación entiendo un proceso psicológico y espiritual en el que se produce una muerte de un estado de consciencia previo y un renacimiento a un nuevo estado de consciencia. El psiquiatra Stanislav Grof denomina al estado de consciencia que muere con el nombre de hilotrópico, para referirse a aquel estado en el que la consciencia gira en torno a, o se orienta hacia, la realidad material, a aquello que puede ser percibido por los sentidos externos (o sus sustitutos tecnológicos). El estado de consciencia que renace lo denomina Grof holotrópico y con ello se refiere a que en dicho estado la consciencia de la persona gira alrededor de la totalidad, es decir, se orienta hacia la totalidad, despertándose a la realidad interior o mundo interior (a la realidad del alma, tal y como lo expresa C. G. Jung).


Cuando se produce este despertar de los sentidos interiores a la realidad del alma, a la realidad transpersonal, la consciencia del individuo se pone en consonancia con ciertos principios universales que rigen el acontecer de toda la naturaleza, del cosmos, así como de la vida instintiva y espiritual del ser humano.  A esas grandes tendencias universales el psiquiatra C. G. Jung las denominó arquetipos, valiéndose de la terminología que Dioniso el Aeropagita y otros autores antiguos utilizaron para referirse a la misma realidad. 


En la actualidad, el inicio del viaje interior puede tener lugar en personas que se han visto forzadas, por las circunstancias externas -crisis de sentido, crisis de pareja, sucesos altamente traumáticos, situaciones de gran sufrimiento, etc.-, a replegarse hacia sí mismas  y, gracias a un proceso terapéutico, en muchos casos con la ayuda de un profesional, en otros, los menos, sin ella, acceden a una realidad que está más allá de su consciencia. Aquí conviene reseñar que el proceso de individuación (o el viaje interior) es un proceso autónomo, es decir, que no depende de la voluntad consciente de los individuos. No depende, por lo tanto, del esfuerzo y del empeño que uno ponga en iniciar ese viaje, que, por cierto, no es nada sencillo, sino que, de algún modo, es la propia dinámica interior la que marca el inicio y el ritmo que seguirá dicho proceso. Lo que la consciencia puede hacer es acompañar el proceso, o sea, implicarse activamente en realizar el viaje, sabiendo que dicho viaje es único e irrepetible para cada persona y, por lo tanto, que no hay ningún manual de instrucciones, ni ningún DSM (Manual Diagnóstico de Enfermedades) que nos dé la respuesta de antemano a los retos y a las dificultades que se irán presentando.


Ya hemos dicho que el viaje es autónomo y que no está sujeto a la voluntad de la persona. No por meditar cuatro horas al día se va a producir una iniciación a la realidad interior -aunque, si se realizada adecuadamente, puede favorecer dicho proceso. Parece, no obstante, que lo interior, el alma o lo inconsciente, tiene su propio ritmo y es más bien la consciencia la que debe sincronizarse con dicho reloj interno. 


¿Por qué hablar ahora del viaje interior? ¿Qué implicaciones tiene para el individuo y para el mundo?



Nuestra época, a diferencia de épocas pasadas, es una época prometeica,  en la que el hombre le ha robado el fuego de la fisión nuclear a los dioses (el Sol), y la revolución tecnológica y científica nos ha permitido realizar cosas que el hombre antiguo no hubiese podido concebir. Hoy es posible realizar viajes a otros planetas;  gracias a los avances biotecnológicos se puede clonar un ser humano y producir Organismos Genéticamente Modificados; es posible estudiar el cerebro humano mediante técnicas de neuroimagen como la Resonancia Magnético Funcional, etc.

 
Este potencial, sin embargo, parece que va unido a una tremenda falta de consciencia del hombre de la realidad interior, y por lo tanto, del mal inherente a la naturaleza humana, lo que podría conducirnos a la destrucción real, y no solo mitológica, de la vida en el planeta. Desgraciadamente, la consciencia del hombre medio acerca de la realidad interior es semejante a la de un niño, mientras que el intelecto se ha desarrollado unilateralmente hasta extremos insospechados. Esta mezcla de hipertrofia de la consciencia racional científico-tecnológica y de atrofia de sabiduría interior es, desde luego, explosiva, y no se ha dado nunca antes en la historia de la humanidad. 


Por eso considero tan importante seguir la llamada a la realización del viaje interior (la vocación auténtica), porque, desde mi punto de vista, es el único antídoto eficaz para compensar la alienación del hombre de su mundo interior y el peligro que esto supone. Cuando el ser humano sustituye la fe en una realidad trascendente por la fe en un producto creado por su consciencia, el  hombre se endiosa, realizando todo tipo de excesos y de tropelías. Las religiones dejan de ser guías eficaces para conducir al hombre hacia el encuentro con aquello que lo trasciende y de cuya existencia depende, y se produce un aumento de ideologías de todo tipo. Las sectas comienzan a proliferar y los grupos crecen a expensas de la despersonalización de sus integrantes y de la ausencia de una auténtica vida interior. 


 
Muchas gracias por su atención.



sábado, 11 de marzo de 2017

lunes, 16 de enero de 2017

Nuevo libro de Moisés Garrido. OVNIS: Del espacio exterior al espacio interior.

Nuestro querido amigo Moisés Garrido, veterano investigador en las cuestiones de lo paranormal, el misterio y lo transpersonal, ha publicado recientemente un libro sobre el fenómeno OVNI, omnicomprensivo. En OVNIS. Del espacio exterior al espacio interior, además de incluir un repaso a las tesis de Jung, Moisés Garrido tuvo a bien incluir una entrevista que me hizo acerca de los sueños y otros fenómenos visionarios sobre OVNIS y seres extraterrestres de algunos de mis pacientes. Concretamente, incluye un sueño y el análisis e interpretación del mismo, al hilo de la perspectiva junguiana. 

En definitiva estamos ante un libro que resultará de interés a toda la comunidad junguiana, a los psicólogos que trabajen en la interpretación de sueños, sean de la orientación que sean, y a todos los interesados en este fenómeno tan intrigante e inquietante.