miércoles, 10 de agosto de 2011

VISITANDO LA TORRE DE BOLLINGEN DE CARL G. JUNG



Con esta entrada hago un inciso en la crónica sobre mi viaje de luna de miel a Costa Rica, para hablar de la visita que hice con mi esposa el pasado mes de julio del 2011, a la localidad de Bollingen, en Suiza, para ver tanto el pueblo, cuanto la Torre de Bollingen, que Carl G. Jung construyó en piedra, una suerte de Templo personal. Para no extenderme demasiado, escribiré varias entradas relacionadas con mi visita, tanto a Bollingen, cuanto a su tumba en Küsnacht. Un artículo completo sobre la Torre de Bollingen y su significado para Jung, titulado Símbolos de Transformación en el Torreón de Bollingen, puedes consultarlo pinchando aquí


En Bollingen estoy en el centro de mi propia vida, soy mucho más yo mismo. Por momentos siento que soy parte del paisaje y que estoy dentro de las cosas, que estoy viviendo en cada árbol, en el batir de las olas, en las nubes, en los animales que van y vienen, en la sucesión de las estaciones”.   C. G. Jung.

En mi último viaje con mi esposa por la vieja Europa, y tras visitar Montségur (el monte seguro), último bastión cátaro, Carcassone, los Alpes franceses, y los suizos en Interlaken (entrelagos), donde hicimos montañismo en Grindelwald, después de haber tomado un teleférico durante más de 25 minutos al alto de Firsbahn; decía que, después de visitar todos estos lugares,  nos dirigimos hacia el poblado de Bollingen, el lugar en que construyó Carl Gustav Jung su Torre. Se trata de un pequeño poblado, con una bonita Iglesia, dispone de un carril para bicis y peatones que discurre paralelo a la vía del tren, y que pasa frente a la parcela de Jung. Desde aquí, realizamos algunas fotos.

Detrás de mí se encuentra la parte superior de la Torre de Bollingen.

Según los datos de que disponemos, Jung compró la finca de Bollingen tras la muerte de su madre, en el año 1921: “Desde el comienzo, yo sabía que me iba a construir una casa cerca del agua. Pero no fue hasta 1921 que compré un terreno en Bollingen”, afirma Jung en su autobiografía.
En esta foto apreciamos tanto el tejado del Torreón, cuanto una segunda parte de la casa de Carl G. Jung, en Bollingen.

Lamentablemente para los curiosos, esta propiedad, que alberga el pequeño "castillo" que edificó Jung en vida, pertenece a sus herederos y no está abierta al público. Aunque reconozco que me hubiera gustado acceder al interior de la parcela, ver el "castillo" en su totalidad y, eventualmente, entrar en su interior, no sólo para ver la estructura de la casa, así como su decoración, sino también para sentir las "energías" (o los espíritus) que allí se manifiestan (y que se le manifestaron a Jung), soy muy consciente de que, el mismo Jung, ya advirtió en vida que ese era un lugar para su retiro, donde quería estar en soledad, para acceder a las profundidades de lo Inconsciente Colectivo psicoideo, hablar con los espíritus de sus antepasados y manifestar sus experiencias con el ámbito de los espíritus-arquetipos en su Libro Rojo o Liber Novus. A fin de cuentas, también yo dispongo de mi "Templo" particular, en donde estoy en soledad y no deseo que nadie perturbe mi quietud. Así que, me contenté con hacer algunas fotos desde fuera del recinto, a la parte del edificio que sobresalía de entre la espesa vegetación arbórea que rodea la vivienda, así como a la orilla del lago de Zurich más cercana al edificio. 
A orillas del lago de Zurich se encuentra la casa de Carl G. Jung.

Jung comenzó construyendo este "castillo" por la primitiva torre de piedra, que consideró su Turn ("Torre"), y que es la que aparece en la fotografía que logré hacer desde la valla que delimita la finca, hoy propiedad de sus herederos. Posteriormente, en un período de doce años, fue añadiendo tres edificios a la estructura original, en lo que representa su concepción de la estructura de la psique. Joseph Campbell explica el significado de esta construcción del siguiente modo: "El lugar en que ha nacido un héroe, donde ha realizado sus hazañas o donde ha regresado al vacío, es señalado y santificado. Allí se le erige un templo, con el cual se significa e inspira el milagro de la centralidad perfecta; porque éste es el lugar donde se inicia la abundancia. Porque alguien en este lugar (en este caso, Carl G. Jung) descubrió la eternidad. Por lo tanto, este lugar puede servir como sostén para una meditación fructífera."  Hago un paréntesis aquí, para comentar que esto es exactamente lo que hicimos Maribel y yo, en las ruinas de Montségur, donde visualicé un centro del que emanaba energía que se extendía en círculos concéntricos, a modo de ondas, aproximadamente en el centro del ahora ruinoso edificio, y cuyas paredes de piedra favorecían que esas energías telúricas resonaran y nos atravesaran una y otra vez. Este es, desde luego, uno de esos lugares de los que habla J. Campbell. Ahora, realizado este inciso, continuemos con la explicación de Campbell acerca del significado simbólico de estos santuarios. "Ese tipo de templo se construye, por lo general, simulando las cuatro direcciones del horizonte del mundo y el santuario o altar en el centro (la Turn de Jung) es el símbolo del Punto Inagotable." Ese Punto Inagotable, Jung, sirviéndose de la terminología oriental, lo denominaría Sí-Mismo. Probablemente, Jung estaría de acuerdo con interpretar el significado de su casa-templo de Bollingen, tal y como lo expresa J. Campbell al referirse a los recintos sagrados, incluido su “Castillo” en el pueblo de Bollingen, rodeado de naturaleza y a la orilla del lago de Zurich.

En esta foto se observa más de cerca parte del edificio que construyó Carl G. Jung en Bollingen.



8 comentarios:

Christian Rodway dijo...

¡Hola José Antonio!
Que sana envidia me invade... y muy interesante tus reflexiones junto a las de Campbell.
Un gran abrazo a ti y felicitaciones a ambos por su aventura.
Christian

José Antonio Delgado dijo...

Hola Christian! Sí que fue un viaje de exploración y de meditación. Lo cierto es que, si bien no pude acceder al recinto, ni ver su casa desde dentro, al menos percibí, por el lugar en que está ubicado y el tipo de construcción, el significado que pudo haber tenido para Jung (con independencia de lo que él ya ha manifestado en su biografía Recuerdos, Sueños, Pensamientos).

En una entrada posterior comentaré la inscripción que aparece en la lápida de su tumba, que como sabes está en latín, la traduciré y haré alusión al lugar bíblico del que procede.

Un abrazo y gracias Christian

José

RODERICVS dijo...

Saludos estimado José, qué bueno que has podido viajar a tantos lugares tan importantes incluido Bollingen, espero algún día poder hacer lo mismo. Curioso lo que me comentas sobre Monsanto ya que a un hermano mío que estudia medicina veterinaria, le dicen que los transgénicos son lo mejor que hay (!) Nos vemos, te mando un gran abrazo.

P.D. Felicidades por tu boda, mis mejores deseos para ambos.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Rodericus! Muchas gracias por tus felicitaciones. Sí, ha sido una segunda luna de miel este último viaje. ¡Ojalá puedas visitar estos lugares! Son extraordinarios.

Pues sí, la verdad, eso de vender los transgénicos como lo mejor, también se escuchaba durante mi carrera. Así como los fertilizantes químicos, y demás. Suerte que tuve profesores que estaban en contacto directo con agricultores y podían ver y analizar las consecuencias "in situ". Yo mismo, durante mis prácticas en fincas de agricultura ecológica puede observar las tremendas diferencias entre una agricultura y otra. Demasiados intereses creados hay en torno a los transgénicos, la verdad.

Un fuerte abrazo también a ti

José

Ramonita dijo...

Awesome!

José Antonio Delgado dijo...

Thank you, Ramoncita. BR.

jm bollingen dijo...

Hola. Yo pase dos noches y tres dias dentro. Deseoso de publicar las fotos la familia Jung, en especial Andreas, el nieto mayor, me lo prohibieron, LAs he mostrado en persona pero no las puedo puedo publicar. Lo que se dice de los espiritus es totalmente cierto. Mi camara capto imagenes y audios para anda normales. Si un dia te pasas x Madrid te lo muestro. En flickr subi varias ya (pepeinsuiza@ymail.com usuario; jm eclectico) Saludos.
Jose Maria

José Antonio Delgado dijo...

Gracias José María por escribir. De acuerdo, te escribiré al correo que me envías. Saludos.