lunes, 21 de diciembre de 2009

AVATAR. 1ª PARTE. EL SIMBOLISMO DE LOS GEMELOS.


Mi pareja y yo fuimos ayer al cine a ver la película AVATAR. Había creado gran expectación en el público, como pudimos comprobar al reservar las entradas por internet. Como conocedor de la obra de Jung, soy muy consciente de que cuando una película convoca a tantos espectadores, a grupos tan inmensos, significa que algo en las profundidades de lo inconsciente está siendo representado o manifestado, de alguna manera, en esa película. Un arquetipo está activo y presto para manifestarse en la consciencia colectiva. Antecedentes recientes los consituyen películas como " El Señor de los Anillos", basada en la epopeya de J. R. R. Tolkien o, las tres partes de Matrix, por ejemplo.

Al igual que sucede con las películas mencionadas, así como con "La Guerra de las Galaxias" u otras semejantes, un análisis jungiano más o menos completo del simbolismo que encierra AVATAR demandaría, cuanto menos, un voluminoso libro. Por lo tanto, el análisis que a continuación pueda hacer de la película sólo debe entenderse como un mero esbozo. De hecho, y para facilitar su lectura, lo iré publicando en varias entradas a lo largo de las próximas semanas.

La película transcurre en el futuro, concretamente en el año 2154. El protagonista de la película, Jake Sully, es un ex-marine confinado en una silla de ruedas que, a pesar de su parapléjico cuerpo, todavía es un guerrero de corazón. Jake ha sido reclutado para viajar a un nuevo mundo llamado Pandora, donde las corporaciones están extrayendo un mineral extraño que es la clave para resolver los problemas de la crisis energética de la Tierra. Al ser tóxica la atmósfera de Pandora, las corporaciones han creado el programa Avatar, en el cual los humanos "conductores" tienen sus conciencias unidas a un avatar, un cuerpo biológico controlado de forma remota que puede sobrevivir en el aire letal. Estos cuerpos están creados genéticamente de ADN humano, mezclado con ADN de los nativos de Pandora, los Na'vi. Ya en su forma avatar, Jake puede caminar otra vez. Ha recibido la misión de infiltrarse entre los Na'vi, los cuales se han convertido en el mayor obstáculo para la extracción del preciado mineral. Pero una bella Na'vi, Neytiri, en lenguaje jungiano su anima, salva la vida de Jake, y todo cambia. Jake es admitido en su clan y aprende a ser uno de ellos, lo cual le hace someterse a muchas pruebas y aventuras. Mientras, los humanos siguen con su plan, confiando en que la información de Jack les sea útil para desalojar a los nativos, utilizando los medios que sean necesarios.

Comencemos por el sugerente título de la película: AVATAR. En los libros hindúes Puruna, posteriores a los Veda, se hace por primera vez mención a las encarnaciones de ciertas divinidades, especialmente de las del dios Visnú, una de las tres formas sustanciales de la divinidad. Este dios encarna el principio conservador o preservador del universo, lo que resulta muy apropiado, por cierto, puesto que se trata de un aspecto Salvador, como también lo es Cristo. Visnu es uno de los pocos dioses hindúes que tiene la capacidad de reencarnarse y bajar al mundo de los hombres para liberarles de algún gran mal, o sea, cuando la tierra y el hombre le necesitan. Esto ha ocurrido diez veces y la forma que el dios ha adoptado en cada una de ellas recibe el nombre de "avatara" (avatar) o terrenalización, esto es, en lenguaje cristiano, de divinidad mesiánica encarnada. Tenga el lector en cuenta que, en la cosmogonía hindú, el tiempo es cíclico (en contraposición a la linealidad temporal dominante en el Occidente moderno), donde se producen fases de creación, diferenciación y destrucción (alboradas, zénits y ocasos). El héroe de la película, que es un ser híbrido, cuyo ADN es, en parte, navi (indígena), en parte, humano, recibe el nombre de avatar. Sucede, pues, que el humano y el avatar están conectados a un nivel cerebral, de modo que la parte humana guía al cuerpo avatar. Son como dos manifestaciones de una misma consciencia, la avatar y la humana. Esto se asemeja mucho al sexto avatar de Visnu, Parasurama, el héroe encargado de devolver a la casta de los brahmanes su papel preeminente en la sociedad india.

Pero regresemos al principio de la película. Jake es el hermano gemelo de un brillante científico que, por una fatalidad del destino, es víctima de un atraco y muere a manos de su atracador. Por lo tanto, ya aquí nos encontramos con un motivo arquetípico muy interesante: los hermanos gemelos. El gemelo luminoso, Thomy, es el brillante científico; el oscuro, Jake, un ex-marine tullido confinado en una silla de ruedas. Los gemelos representan, desde un punto de vista simbólico, la dualidad que se aplica al curso del sol durante el día. Son, en general, los libertadores y guías de la humanidad, renovando las cosas caducas e imperfectas. Prestemos atención al giro inesperado del destino que le lleva a Jake a embarcarse en una nueva aventura heróica: la muerte de su hermano. Esto, en una época como la nuestra, viene a representar una "enantiodromía", un giro hacia lo contrario. O sea, es necesario que muera el hermano luminoso, el científico inflado por sus conocimientos, para que el hermano oscuro, el luchador pueda llevar a cabo su tarea renovadora. De hecho, es precisamente la sombra, el hermano oscuro, en el sistema psíquico, quien está en contacto con las imágenes arquetípicas de lo inconsciente colectivo, al menos inicialmente. Lo que representa este juego de opuestos es lo siguiente: la muerte del hermano luminoso de Jake es un rito de paso que significa un sacrificio, un ocaso, quedando el héroe a expensas de un oscuro camino en pos de la noche caótica de lo desconocido del Mundo y de la Psique misma. La sombra, cercana a las praderas y selvas primigenias, al fantástico mundo de lo Inconsciente y a la sabiduría tribal chamánica, tan lejanas al progreso civilizador de Occidente, lo acompaña, sin embargo, en ese descenso, bajo la forma de avatar, y la visión, a los pocos días, del panorama del mundo de Pandora lo pone en contacto con todo aquello que le esperaba en sus adentros, cerca de las raíces de su propia conciencia, en los remotos lugares donde sabemos que habitan las funciones inferiores (en occidente, el sentimiento y la intuición) que son un estrecho puente a través del cual el héroe transita hacia ese otro mundo que es lo Inconsciente Colectivo.

Continuará.....


11 comentarios:

Lanzarote dijo...

Los creadores de sagas conocen muy bien cómo tocar la sensibilidad del espectador utilizando los arquetipos, de hecho he visto muchas personas emocionadas viendo esta película. Pero también hay un componente que se refiere a nuestra memoria: creo que al ver Avatar, recordamos cuando estábamos conectados con la naturaleza y nuestra conciencia era toda una con ella.
Creo que esta película (y haces muy bien con ponerla en el nivel de Matrix), toca las fibras más íntimas de nuestra pertenencia a un todo interconectado.
Al verla, de algún modo recordamos haber vivido esa conexión.
Muy bueno tu análisis.

Maribel Rodríguez dijo...

Sí que me parece, este, un buen análisis. Aunque también me faltan cosas, porque la película da para mucho.

Me parece que también, representa como el ser coherente con uno mismo y escuchar lo más profundo del corazón, lleva al protagonista a encontrarse a sí mismo y a desarrollar su máximo potencial, lo que supone que conecte con la divinidad y que ésta le acompañe en el camino hacia la salvación suya de de todos los demás, que están en el camino recto. Evidentemente, todo esto es arquetípico, no hay duda. Es interesante ver, como una y otra vez, la misma historia, contada de diversas formas, toca los hilos del alma.

Un abrazo

Maribel

José Antonio Delgado dijo...

Hola, Lanzarote y Maribel:

Gracias por vuestra participación.

Lanzarote, estoy muy de acuerdo con lo que dices. En efecto, tan es así, que la película se ha estrenado en sincronicidad con ciertas transformaciones que se están produciendo a nivel colectivo y que, por tanto, me he visto en la "obligación moral" de ponerme a trabajar sobre ellas para tratar de ordenarlas y comprenderlas. De hecho, desde que viera la película, algo dentro de mi no ha hecho más que acicaterme para que investigara y profundizara en el contenido simbólico de esa película que es, desde luego, muy abundante.


Maribel, haces una síntesis muy oportuna de la aventura en la que se embarca el protagonista. Dices que faltan cosas, jajaj, claro, por eso he dicho al principio de la entrada que iría publicando en varias partes el análisis de la película. Precisamente, porque dá para mucho. En próximas entradas, analizaré temas que están muy activos en la psique colectiva y que la película AVATAR refleja muy bien.

Saludos y Feliz Navidad

José

Tortugo dijo...

Felicidades por tu análisis. Yo añadiría un comentario sobre la connotación negativa de los humanos. Muestra a la especie humana como una civilización que, dendro de 150 años, aún es incapaz de alcanzar un nivel de sabiduría emocional ante su entorno, con una falta de compromiso y sensibilidad ante la vida, quedando relegado esa actitud a cuatro científicos entregados, que son utilizados como cebos por el auténtico poder, los gobiernos, las corporaciones y los militares.
Es curioso ver como en ningún momento los conquistadores utilizan ya la excusa de Dios para convencer a nadie, ahora la es sencillamente, el dinero.
Otro día, más...

José Antonio Delgado dijo...

Hola Tortugo:

Muchas gracias por tu comentario y por participar en el blog.

Sí, muy buena esa apreciación tuya, desde luego. Como vemos, a un nivel emocional e intuitivo, nuestra civilización está en pañales. Pero es que, lamentablemente, estamos en el seno de una crisis cultural de proporciones cósmicas. Hablo sobre esto en mi libro El retorno al Paraíso Perdido, y en mi novela Encuentros en la Oscuridad.

Por cierto que estoy preparando un libro en el que, D. M., trate el simbolismo de la película Avatar desde varias perspectivas diferentes e incluiré, por supuesto, lo que indicas en tu comentario.

Que tengas un Feliz Año Nuevo

Saludos

José

Guillermko dijo...

Me ha encantado (literalmente) leer tus "anotaciones"; no se nada de simbología, filosofía o cosas similares, pero termiando de leer trato de hacer el análisis en mi pobre cerebrito... y sólo encuentro paz y armonía, tanto en la lectura como en la película. El argumento desde mi perspectiva es muy utilizado, pero no deja de sorprenderme la capacidad que tienen algunos de lograr mucho con poco.
Simplemente Gracias por tomar tu tiempo y publicarlo.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Guillermko:

Gracias a tí por tomarte el tiempo de leer mi análisis y por tu comentario.

Un saludo

José

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho la interpretación simbólica de la película. Muchas gracias por tus comentarios, nos ayudan a ser más conscientes de la realidad.
Dos preguntas:
1ª.-, ¿Qué acontecimientos sincrónicos se podrían estar produciendo a nivel colectivo?
2ª.- ¿Como estas tan seguro cuando dices que el director, Cameron, no era consciente de todo el simbolismo que destila su obra, después de 10 años de preparación de la película?
recibe un cordial saludo.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Anónimo:

Me alegro de que te haya gustado mi interpretación de Avatar.

Son dos preguntas con enjundia. En cuanto a la primera, ya se han dicho algunos acontecimientos sincronísticos que se está produciendo a nivel colectivo. De todos modos, estoy trabajando en una interpretación de Avatar, un poco más sistemática, y en ella hablo, tanto de los acontecimientos sincronísticos, verbigracia, la mismísima publicación del libro rojo de Jung, por no ir más lejos.

En mi artículo, no digo que esté seguro de que Cameron no sea consciente de todo el simbolismo que destila la película. Digo que probablemente él no sea consciente de todo el trasfondo arquetípico que encierra su película. Desde luego que dedicar 10 años a la película, como bien dices, algo debe saber. Otra cosa es que se penetre en el trasfondo de ese mito, y que se logre ver la pauta que toca, tanto al colectivo, como al propio director. Pero, como digo, es sólo probable, no digo que esté seguro. Que uno tenga un sueño grandioso, no significa que sepa lo que ese sueño signifique para él y para el colectivo.

Gracias por tus comentarios

Un cordial saludo

José Antonio Delgado dijo...

Por cierto, Anónimo, en la web de Raúl Ortega, Odisea del alma, que puedes ver en los links del blog, hay publicado un artículo completo sobre Avatar. Raúl ha realizado una brillante introducción, que no tiene desperdicio.
No obstante, dejo aquí el enlace:

http://www.odiseajung.com/jung-psicologia-ensayos/ensayo.php?num=5

Un cordial saludo

José

Anónimo dijo...

Gracias J. Antonio, sigo siendo anónimo, aunque intenté colocar un nike: "psique" pero no lo conseguí. Te agradezco que sigas en línea. Me has vuelto a sorprender con el blog sobre Mozar, hermetismo, alquimia y masoneria, y con tu cita de Van den Brul sobre Cristian Rosacruz, al hablar de la sacralización de lo femenino. La fuente de ambos es Rosacruz. No sé si son sincronicidades o coincidencias. Seguiré leyendo. Todo esto es muy interesante.
Psique.