domingo, 3 de octubre de 2010

¿PSEUDOCIENCIAS EN LA UNIVERSIDAD? ¡Qué herejía!

Hoy, en el periódico digital público.es, se ha publicado la siguiente noticia, Pseudociencia en el campus. "Las universidades españolas acogen cursos sobre astrología, homeopatía, grafología y otras disciplinas pseudocientíficas. Los profesores denuncian que las aulas den cabida a la "superchería"".

Nuevamente, los portavoces de la Curia Científica inician su cruzada particular con el objetivo de desprestigiar cualquier curso que las universidades impartan, si no está dentro del dogma científico defendido por ellos.

La cerrazón y el apasionamiento con que se defienden los argumentos científicos mecanicistas, abandonados décadas atrás por grandes científicos como Fritjov Capra, David Bohm o David Peat, en el ámbito de la Física, de Carl Gustav Jung, Stanislav Grof, Richard M. Bucke, Roberto Assagioli o Frances Vaughan, en el ámbito de la Psiquiatría y Psicología, así como por filósofos como Ken Wilber, se explica por una inconsciente inseguridad en dichos argumentos.

Hace cerca de diez años, siendo ya un licenciado en Ciencias Ambientales, me interesaron la Astrología, la Alquimia, el Tarot y otras mancias. Y ya entonces me topé con actitudes totalmente contrarias, y hasta violentamente encontradas, por el hecho de haber decidido estudiar el simbolismo arquetípico encerrado en dichas mancias. Fue en ese preciso momento, cuando me percaté de los recalcitrantes prejuicios que buena parte de los científicos académicos, el stablisment científico, si se prefiere, detentaban contra lo que se encontrara fuera de sus planteamientos materialistas. Aquella estrechez de miras me pareció, entonces, una peligrosa patología, que relacioné con la actitud adoptada, durante la Edad Media, por la Iglesia, en contra de los argumentos científicos que desmantelaban la cosmovisión de la época.

Así, al leer al psiquiatra alemán Heinz Fidelsberger, investigador y astrólogo profesional, me percaté de algo que resulta esencial: cualquiera que pretenda emitir un juicio válido sobre la Astrología, cuanto menos ha de conocer su simbología, levantar un horóscopo e interpretarlo certeramente. En caso contrario, todo cuanto se opine sobre esta disciplina carecerá del más mínimo fundamento. Por el contrario, será muestra de prejuicios intolerables e intolerantes.

Por lo tanto, los argumentos que se esgrimen en esta noticia, como que "estas disciplinas han fallado en demostrar sus supuestos efectos beneficiosos estudio tras estudio", o  que "la grafología tiene "la misma fiabilidad que la astrología, es decir, cero".", no dejan de ser eso, simples prejuicios. También yo tuve que luchar contra mis propios prejuicios, cuando decidí iniciar mis investigaciones autodidactas en Astrología y Alquimia. Prejuicios que, en realidad, provenían del ámbito en el que me había desenvuelto durante mi formación como científico. Sin embargo, fui desmantelando todas y cada una de mis resistencias, hasta percatarme de que, en efecto, la Astrología es una herramienta muy útil para desentrañar el significado simbólico de las formaciones arquetípicas presentes en los sueños, como también lo son la Alquimia, las cartas del Tarot o el I Ching. Una vez descubierto esto, me importaron poco las opiniones que me pudieran espetar otros científicos, incluso si con ello perdía mi "amistad" con alguno de ellos.

Aquella experiencia, aquel descubrimiento, junto con muchos otros llevados a cabo del mismo modo, me han conducido a mantener una actitud abierta, dispuesta a investigar y desentrañar el conocimiento que me pueda aportar en mi proceso de individuación cualquier disciplina, se considere científica o pseudocientífica por el stablisment científico de la época. Y, por supuesto, el qué dirán los demás, hace muchos años que me importa bien poco. 

Si hay algo positivo en la noticia es que estas materias están ingresando en el ámbito de la Universidad, una tendencia que, por mucho que se empeñen los secuaces del stablisment, será imparable.

22 comentarios:

David dijo...

Los prejuicios se derrumban ante el estudio exhaustivo. El método de conocimiento que realiza un estudio exhaustivo es el método científico(que subsana los sesgos de las experiecias personales y anecdóticas), manipulando y controlando variables, estableciendo relaciones,modelos, realizando predicciones, etc.

La astrología, la homeopatía, el psicoanálisis, etc, pretenden pasar por ciencia, cuando no lo son. No emplean el método científico, ni se han demostrado fiables.

Que un paciente acuda al homeopata o al psicoanalista es una temeridad en los casos más graves.

Enseñar disciplinas que no han demostrado funcionar para su cometido(más allá del efecto placebo, del que también goza la medicina y psicología científica) puede ser ciertamente peligroso para la sanidad pública.

José Antonio Delgado dijo...

Estimado David:

Bienvenido a este espacio interdisciplinar y agradezco tu participación.

El comentario que realizas muestra un sesgo, que yo mismo tuve hace ya bastantes años, después de que me licenciara. Pensar que el método científico lo puede explicar todo, y es el único válido para tratar con pacientes.

En una de mis entradas anteriores, en las que hice unas reflexiones sobre el I Congreso de Psicología y Espiritualidad, expresé mi opinión sobre la tiranía del stablisment científico, sobre cualquier estudio que se alejara de los cánones marcados por ella.

Actualmente, estoy estudiando otra carrera, en este caso Psicología, tras haber investigado por mi cuenta durante cerca de 15 años las investigaciones llevadas a cabo por la Psicología Analítica, así como por la Psicología Transpersonal.

Lamentablemente, en los años transcurridos, el sesgo positivista sigue viéndose en las aulas. Y los jóvenes estudiantes de Psicología saldrán "creyéndose" en posesión de la Verdad, que la Ciencia les ha proporcionado.

Quien sabe un poco de Historia, se dará cuenta de que vivimos una situación que se asemeja mucho a la vivida por los primeros científicos, en la Edad Media, solo que invertida. Ahora, todo aquello que tenga que ver con la Espiritualidad y, más concretamente, con la Religión es sospechosa de herejía. Y se la condena de un modo completamente irracional.

Con lo que digo, no trato de invalidar los avances de la Ciencia, ni tampoco el método científico. Sencillamente, trato de poner sobre aviso acerca de los excesos que algunos científicos tratan de realizar, para con aquello que no les cuadra en sus esquemas, estrechos por cierto, mentales.

Si hay algo que la Psicología ha puesto de manifiesto es que, con el mero estudio exhaustivo no se desmontan los prejuicios. Pues estos tienen una base mucho más profunda, una base arquetípica. Y, mientras no se realice un auto-cuestionamiento y hasta una deconstrucción de ciertas ideas incrustadas hasta el tuétano, los prejuicios guiarán los estudios exhaustivos de los que haces mención.

Para poder afirmar "que un paciente acuda a un homeópata o a un psicoanalista es una temeridad" deberías tener un conocimiento profundo de ambas disciplinas. Entonces, después de haber estudiado durante años y haber puesto en práctica ambas disciplinas y tras comprobar que, en efecto, no funcionan sino como placebos, podrías realizar ese juicio. Hasta entonces, no dejará de ser un pre-juicio.

Un saludo

José

Maribel Rodríguez dijo...

José, gracias por la información. Los prejuicios arrasan nuestras universidades y la mayoría desconocen los estudios que muestran la eficacia de alguna de las ramas del psicoanálisis, de la acupuntura o de la homeopatía. Lo peor, es que la mayoría de los que critican estas cosas, no se han metido a conocerlas a fondo. Es curioso, que algunos que se han metido a ello, para desprestigiarlo, han descubierto la validez de algunos procedimientos. En la ciencia predominan los miedos y los prejucios y cualquiera al que le de por salirse de los cauces establecidos es tachado de brujo. Cuando la auténtica brujería es la ignorancia y la superstición que sostiene que la ciencia lo resuelve todo. Y yo me pregunto ¿la ciencia nos enseña a amar? ¿nos dice cuál es el sentido de la vida? ¿nos ayuda a conocernos a nosotros mismos? En general, no.

Yo creo que no se puede meter en el mismo saco cualquier cosa, para desprestigiarlas todas al mismo nivel. Y por otra parte, para descartar la validez de una disciplina, es necesario conocerla a fondo. Más de uno que se ha puesto a explorar estas cosas a fondo, ha superado bastantes prejuicios.

El tema es complejo, porque para verificar la eficacia, de algunos métodos, no siempre es válido el mismo método que nos convierte a todos en seres iguales, como clones dentro de una masa. Pero bueno, ese es otro tema.

David, ¿te has metido a hacer un estudio exhaustivo de lo que comentas? ¿Conoces los estudios empíricos sobre la eficacia del psicoanálisis de Fonagy y otros? Lo mismo puedo decir de la acupuntura. De la homeopatía hay datos contradictorios. Con respecto a la astrología, no sé mucho, pero si perdura a lo largo de los siglos será porque a la gente le resulta, al menos interesante...

Y más preguntas ¿está la medicina oficial libre de prejuicios, nunca falla y resuelve todo? ¿sabes que una de las principales causas de muerte en USA son los efectos secundarios de los medicamentos? ¿El efecto placebo no se da en la medicina oficial? (te recomiendo revisar los estudios de Kirsch al respecto, sobre los antidepresivos).

Confío en el método científico (pues soy médico), pero me parece que para usarlo con rigor, hemos de desprendernos de prejuicios y analizar en profundidad aquello que criticamos. Lo ideal sería apoyarnos en la ciencia, dejando que la intuición nos guíe un poco más allá.

Saludos

Maribel

José Antonio Delgado dijo...

Hola Maribel:

Gracias por tu participación y por tus aportes.

Para que David, y otros, puedan acceder a las investigaciones de Peter Fonagy les dejo un enlace en el que dispondrán de datos de su biografía y de sus investigaciones.

http://es.wikipedia.org/wiki/Peter_Fonagy

Con respecto al profesor de Psicología de la Universidad de
ConnecticutIrving Kirsch y sus estudios sobre el efecto placebo de la mayoría de los fármacos antidepresivos, así como de otros estudios en la misma dirección, dejo el siguiente enlace:

http://disiciencia.blogspot.com/2010/09/placebo-el-efecto-de-creer.html

Recomiendo también la lectura del libro de Fritjov Capra, La Trama de la Vida, en la que hace una exhaustiva revisión de las investigaciones más recientes, tanto en Física Cuántica, cuanto de Biología, Teoría de la Evolución, de las matemáticas de la complejidad ("sistemas dinámicos", leyes del caos, ecuaciones no-lineales), la teoría de la autopoyesis de Maturana y Varela, etc...

Un abrazo

José

David dijo...

A ver.

No digo que el método científico lo pueda todo, ni nos enseñe a amar, ni nos de el sentido de la vida. Ese no es el objetivo de la ciencia. Ese es el objetivo de diferentes tipos de religiones, sistemas morales, ideologías, etc. Con lo cual no me valen esas críticas.

Es sencillo, hay una realidad, y diferentes métodos para conocerla. El método científico se diferencia del resto en su rigurosidad en la contrastación empírica, en pocas palabras.

La ciencia no cierra las puertas a nada. No es excluyente de forma apriorística. Lo que tiene la ciencia es que somete las teorías por un filtro: las que pasan quedan validadas, las que no pasan, no. Eso no es ningún prejuicio, es el peso de lo empírico, de las pruebas objetivas.

Por tanto, ni de lejos puede compararse esto con un dogmatismo(ni de la Edad Media ni de cualquier otra época). Someter a prueba las teorías no es un dogma, ni un prejuicio.El método científico es anti-dogmático, porque se basa en la constante puesta a prueba, y eso es lo que hace que este conocimiento cambie, se modifique, avance, se perfeccione. Es la busqueda constante, renunciando a verdades absolutas.

Jose, no soy un experto ni en psicoanálisis ni en homeopatía, aunque tenga ciertas nociones básicas de ambas. Pero no me hace falta para decir lo que he dicho. Ya hay unos señores que someten a estudio tanto sus afirmaciones como su método terapuetico, y que de forma independiente llegan a la conclusión de que su efectividad no es significativa. Y que hay otro tipo de terapias que las superan. La labor de estos señores, además, no se toma en serio hasta que no se ha analizado con lupa su buen proceder.

Además, lo que dices me recuerda al "pues a mi me funciona". Las experiencias personales no nos dicen nada, puesto que inconscientemente cometemos innumerables sesgos. Por eso necesitamos de un método que vaya más allá de estas experiencias personales y corrija estos sesgos.
Tanto un paciente como un terapeuta puede cometer sesgos al juzgar una determinada terapia. No me tengo que hacer psicoanalista para hablar sobre su efectividad.


Respecto a si está la medicina tradicional libre de prejuicios... los hombres sí que estamos llenos de prejuicios. Todos. Algunos son más conscientes, otros menos. Algunos intentan ponerle más frenos, otros menos.
Pero como ya he dicho, para eso hay un método riguroso que nos libra de esos sesgos.


El efecto placebo claro que se da en la medicina oficial. El efecto placebo no tiene nada de malo, al fin y al cabo son variables psicológicas que ayudan al cambio.
Pero en la medicina cientiífica ese efecto placebo se ve reforzado de forma notable por factores intrínsecos al propio tratamiento.

Por último, lo poco que he leído sobre esos estudios que comentáis,parece ser que tienen deficiencias metodológicas...
Si que tenía noticia de otros estudio que, por ejemplo en psicología, muestran la terapia cognitivo-conductual como la más efectiva.

No tiene nada de extraño, teniendo en cuenta que la terapia cognitivo-conductual sí que se basa en conocimientos validados científicamente. A diferencia del psicoanalisis, que en gran parte quiere meter con calzador ideas no falsables.

Un saludo, y siento el tocho y la mala estructura del texto.

José Antonio Delgado dijo...

Estimado David:

Nuevamente, gracias por tu participación.

Observo que estás demasiado identificado con lo que enseñan en la carrera de Psicología, jejej. Repites lo que dicen los libros de texto y algunos profesores casi al dedillo. Me recuerdas bastante a mi etapa de estudiante, en la que sacaba matrículas de honor y me creía en serio todo cuanto estudiaba, como si fuese lo único válido y verdadero.

La experiencia de muchos años, el auto-conocimiento, el estudio de Filosofía, Historia de las Religiones, Antropología, etc., además de ciertas experiencias personales, me han enseñado lo limitado que resultan ciertos enfoques antropológicos.

La psicología cognitivo-conductual conlleva una visión antropológica del ser humano de fondo, con la que, evidentemente, no comulgo. Demasiado limitado y reduccionista es el paradigma desde el cual enfoca el estudio del ser humano. Ahora bien, entiendo que pueda servir en determinados contextos (especialmente el académico, y en algunos casos, también en el clínico).


El método científico es riguroso, según apuntas, en el abordaje del estudio de la realidad objetiva. Ahora bien, ¿qué es la realidad objetiva? ¿sabemos realmente qué es esa realidad? ¿no hay ninguna otra realidad más allá de la aparente? ¿son los símbolos que codifican nuestros sentidos realmente la realidad objetiva? En fin, estas son preguntas clave que uno debería hacerse.

Tener ciertas nociones básicas de ciertas materias no le ponen a uno en condiciones de poder emitir juicios válidos sobre esas materias. En mi caso, no sólo es que conozca el psicoanálisis, si no que lo he practicado y he visto cuál es su limitación. Esto no significa que los aportes del psicoanálisis se tengan que invalidar, sin más. Sencillamente, que son limitados. La Psicología cognitivo-conductual ha demostrado ser, en la práctica, aún más limitada si cabe que el psicoanálisis, tal y como se practica actualmente en psicoterapia.

Yo te invitaría a que leyeras algunos libros de Carl Rogers, Abraham Maslow, dentro de la corriente humanista, y leer al propio Freud directamente, o a Carl G. Jung, aún mejor éste, y lo hagas directamente. Los prejuicios que se mueven en las aulas no hacen sino extenderse como una metástasis.

Aún así, probablemente hasta que no te des de bruces con la "realidad", en la práctica terapéutica, no te darás cuenta de lo que queremos decir Maribel, psiquiatra y psicoterapeuta, y yo mismo.

Un saludo

José

Augusto dijo...

"El materialismo lleva ya desde su nacimiento la muerte en el corazón, dado que prescinde del sujeto y de las formas de conocimiento, los cuales están tan presupuestos en la materia más tosca, desde la que él quisiera partir, como en el organismo, al que quiere llegar. El principio "no hay objeto sin sujeto" hace imposible para siempre todo materialismo. Que haya soles y planetas sin un ojo que los vea y un entendimiento que los conozca puede sin duda decirse con palabras, pero éstas son para la representación un absurdo.

Es un error pensar que sólo lo demostrado es completamente verdadero y de que toda verdad requiere de una demostración, cuando, más bien, ocurre lo contrario: toda demostración necesita de una verdad indemostrable que, en último lugar, la sostenga a ella o a sus demostraciones.No se puede llegar a las cosas "desde fuera": se investigue de un modo o de otro, no se obtienen otras cosas que imágenes y nombres. Esta situación se parece a la de alguien que da vueltas en torno a un castillo buscando en vano una entrada y que de vez en cuando hace dibujos de las fachadas.

El idelismo kantiano demuestra que todo el mundo material con sus cuerpos físicos en el espacio, que se han extendido y tienen por medio del tiempo relaciones causales unos con los otros y lo que se añade a ello, no es algo que existe independientemente de nuestra cabeza, sino que tiene su supuesto fundamental en nuestras funciones cerebrales, exclusivamente por medio de las cuales, y en las cuales, es posible tal orden objetivo de las cosas; pues tiempo , espacio y causalidad, en los que se apoyan todos estos procesos reales y objetivos, no son en sí mismos nada más que funciones del cerebro. Demuestra que ese orden constante de las cosas, que proporciona el criterio y la guía de su realidad empírica, sólo procede del cerebro y únicamente de éste obtiene sus credenciales"

A. Schopenhauer


Supongo que con todo eso lo que quiere decir es que el instrumento desde el cual hacemos nuestras mediciones "empíricas" y "objetivas" de la "realidad" tiene un papel fundamental en el resultado de tales mediciones, aunque muchos científicos sigan negándolo


Yo también pienso que el paradigma materialista está muerto. Ah por cierto! Os recomiendo a todos el último libro de Charles Tart: "The end of materialism"

Un saludo

Anónimo dijo...

Trabajo en el departamento de Investigación y desarrollo de nuevos productos de un laboratorio homoepático, del que también fui fundador.
Tenemos una sección de homeopatía veterinaria. Trabajamos con dilucciones decimales bajas. Hacemos inyectables. Puedo afirmar que la homeopatía funciona con los animales. ¿También podemos sugestionar a los animales?.
Y a los niños?. También se utiliza la homeopatía con plantas.
También empleo homeopatía en mi consulta. Con dilucciones decimales que contienen moléculas. Y con altas dilucciones que no contienen ninguna.
Un amigo mio, veterinario utiliza altas dilucciones en su consultorio. Y le funcionan.
No todo son las moléculas. Todo cuanto existe en el universo esta conformado por vibraciones de diferentes longitudes de onda y distinataas frecuencias. Todo cuanto existe tiene cuerpo, energía, alma y espíritu. Hasta el más pequeño átomo. Nos lo enseñan las diferentes tradiciones. El que la "ciencia" no disponga de metodología para estudiar otros aspectos que no sean el puramente material no quiere decir que no existan.
La homeopatía, es evidente, trabaja con el efecto placebo. Pero no solo es eso.
En España, en varias universidades se han hecho estudios a doble ciego randomizado.
No hace mucho, aquí en la Universidad de Zatragoza, en la Facultad de Medicina tuvimos un congreso en donde se presentaron ponencias de los médicos que han realizado estos ensayos.
Podeis informaros para poder escribir con fundamento.
Los trabajos de los doctores Barnejí con bajas dilucicones en casos de tumores malignos han sido publicados en revistas de prestigio y los podeis consultar en Internet. Basta que pongais en Google PROTOCOLOS BARNEJI.

Anónimo dijo...

Como te comprendo David, a mi me pasa lo mismo cuando el sesgo riguroso del método científico esta en manos de autoridades que utilizan unos conocimientos Supra_Racionales en una sofistificacion científica que me ha convertido en un creyente a priori de su buena voluntad, es que no alcanzo, aunque creo que el 99% de la población mundial anda por mis fueros. Que al fin y al cabo manejan esas inductoras de prosperidad como son las multinacionales farmacoides. Cuanta tranquilidad observar el funcionamiento de la ciencia con su empirismo a pruebas de bombas que solo conocen las cuatros mentes maravillosas, y yo humilde de mi ante mi poca capacidad he de creerme y me creo vacunándome de gripe "A". Es decir somos creyentes de la ciencia, ni mas ni menos, mi nueva y única religión con sus sacerdotes que hasta cuando emiten una receta ni la entiendo, eso sin contar cuando me leo los prospectos, se me queda cara de pardillo y me encomiendo a su presunta bienaventuranza, algo así como si me leyeran el tarot.

Sin embargo no deja de llamarme la atención empíricamente que las entrecomilladas ciencias irracionales estén tan repartidas a lo largo de la historia de la humanidad, en todos los pueblos del mundo sin excepción, donde vete tu aquí que incluso quieren hacer patentes de propiedad esas mismas multinacionales de por ejemplo la farmacopea enteogena que cada uno de los pueblos primitivos usaban en sus ritos religiosos para curar y mejorar el equilibrio individual y del grupo. Chamanes, si esos desletrados y supersticiosos, los artífices y descubridores de las mismas por revelación sagrada. Ahora esta de moda los estudios clínicos con ayahuasca, Etnomicologia, Estudio de los fármacos naturales en el sistema nervioso, y los sintéticos como el Mdma, los canabiloides, Lsd etc...., los naturales por cierto usados y descubiertos por estos hombres emplumados, donde además si incluian el propósito de la vida, y el amor como parte integrada, tan necesitados en nuestra humanista sociedad de residencias geriátricas. No te llama la atención esos detalles?.

Ya ves David tu como yo somos creyentes, yo como solo tengo estudios básicos mas si cabe, y sin prejuicios,....pero con gran curiosidad y sin entender mucho de que hablamos y a lo que apuntamos con nuestro dedo índice, en uno y en otro caso. además también creo en el mito del Big Ban y el evolucionismo de Darwing. Algún dia tendremos que hablar de la mitología arquetípica de la ciencia y sus teorías, por que lo que para algunos es superstición en unos de los lados, en el otro son teorías u hipótesis de trabajo, que queda mas guapo.

Un cordial abrazo.

Juan Manuel

José Antonio Delgado dijo...

Hola Augusto:

Bienvenido. Gracias por tus aportes.

Exactamente a eso me refería cuando le decía a David que, antes de nada, habría que plantearse que es eso que llamamos realidad. ¿Es la realidad objetiva independiente de la subjetiva? Tal vez no sepa David que la Física, hace tiempo que ha desmontado ese prejuicio. Por ejemplo, con el principio de incertidumbre, sin ir más lejos.

Un saludo

José

José Antonio Delgado dijo...

Estimado Anónimo:

Bienvenido! Y te quedo muy agradecido por escribir aquí desde tu experiencia. Me alegra que, por fin, alguien hable con fundamento de la homeopatía.

Precisamente, el ensayo que he publicado hace una crítica a la multitud de prejuicios en torno a las, así llamadas, medicinas alternativas. Claro, que son alternativas para los que defienden el materialismo a ultranza. Pues, con la medicina, ha sucedido algo parecido a la agricultura. La era industrial arrasó con lo antiguo, trató de romper con lo tradicional, en lugar de aprender de ello.

Si te das una vuelta por éste blog y lees algunos de los ensayos, verás que aquí se adopta una perspectiva interdisciplinar. Por eso, por favor, siéntete libre de enviarnos información, por ejemplo a través de enlaces relacionados con estudios sobre la homeopatía que conozcas y nos puedan aportar más información.

Un saludo cordial

José

José Antonio Delgado dijo...

Hola Juan Manuel:

Bienvenido de nuevo por estos lares.

Muy buenas reflexiones sobre lo que sucede hoy en las ciencias, y la atomización que tiene lugar en ellas, debido a la especialización. O sea, a la falta de relaciones entre una y otra disciplina.

Sucede que, incluso en Psicología, los lenguajes de las diferentes escuelas es tan dispar, que, en muchas ocasiones, no se entienden los unos con los otros.

Me recuerdo un poco a la imagen de la Torre de Babel y los distintos lenguajes...

Y luego está el "adoctrinamiento" de los estudiantes en torno al paradigma materialista vigente. Algunos, para comprobar, años más tarde, y tras una crisis existencial que aquello con lo que se había identificado, no es sino pura ilusión, Maya que dicen los orientales.

Un abrazo

José

Hugo Basile dijo...

Estimados:
Realmente a esta altura de siglo XXI, negar la eficacia de la homeopatía, del psicoanálisis , y de otras ciencias afines es de una ignorancia atroz. Llamemosle métodos si la palabra ciencia les parece grande, lo cierto es que es triste, en primer lugar el sentido descalificatorio de "Pseudo", en segundo lugar el premanecer siempre como un o0bservador y juzgador que tiene la ciencia, con sus nuevos monjes, que supone, que aquello que distingue es una verdad cuando en realidad lo que distingue es solo un aspecto de las miles de distinciones que se pueden hacer de algo supuestamente objetivo.
A veces da un poco de risa que muchas personas crean tener la "verdad" sobre algo cuando quizás, lo que manejen, sea una de tantas mitologías que manejamos los seres humanos en el siglo XXI.
Un prestigioso médico argentino llamado Arnaldo Rascovsky decía que " la única medicina es la medicina que cura" sea esta científica o no. Quédese la ciencia encerrada en los claustros y consumiendo el dinero de las gentes construyendo aceleradores de partículas gigantes, que nosotros, mientras tanto, invertiremos nuestro tiempo en ayudar a las personas. El solo hecho de ser un poco mas humanos que un científico ya es de por si curativo.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Hugo:

Bienvenido!. Y gracias por tu participación.

Estoy de acuerdo en casi todo lo que afirmas. Sin embargo, me gustaría matizar lo que comentas con respecto a los nuevos "monjes" en ciencia. Yo he utilizado adrede el nombre de sacerdotes, para diferenciarlo de los monjes, porque considero que éstos últimos son los que están más directamente en contacto con la experiencia de la divinidad (llamémosla como la queramos llamar). Sin embargo, la palabra sacerdote es, quizás, más general, y, por eso, es más cercana a la idea que deseaba transmitir, sobre la curia católica o vaticana. Esta sí tiene su correlato con los defensores del stablisment científico.

Para mí, el correlato de los monjes en religión, sería el de aquellos científicos intrépidos que han sabido trascender sus propias disciplinas y beber de otras fuentes, en su búsqueda (y su contacto directo) particular de la Verdad. Aunque a través del paradigma científico.

Un saludo

José

David dijo...

Bien. He estado un rato escribiendo pero lo he borrado sin querer. Torpe que es uno,jeje. Intentaré resumirlo.

-Jose, no me vale que me digas "ya te toparás con la realidad". Hay muchisimos casos, quizá mayoría, de profesionales con gran experiencia que siguen confiando en la ciencia como el método más efectivo. Por lo que la experiencia no parece jugar un papel clave en ese aspecto.

-La ciencia claro que tiene una serie de supuestos a priori. Como el tomar lo que percibimos intersubjetivamente como real. Más que nada porque, si no, nos quedariamos de brazos cruzados, sin movernos (¿Descartes dijo?). Tenemos que fiarnos, de que lo que percibimos de forma común es real, para poder estudiarlo, conocerlo, predecir fenómenos, y de eso modo adaptarnos al mundo que nos rodea. Es una licencia que hay que tomarse inevitablemente. Conocer la realidad de forma estricta es otro tema. Algo inalcanzable por nuestras limitaciones. Debemos de conformarnos con conocerla como se nos presenta, que no es poco.

-En cuanto a la espiritualidad, los dioses, almas, ángeles, hadas,etc. Ya tenemos otros campos que nos conjeturan sobre ello. LA ciencia no se ocupa de ello. Ni lo niega ni lo afirma.

-¿Intereses particulares (económicos o de otro tipo) en ciencia? Por supuesto. Y en todos los campos. Es inevitable. Pero ante ello, creo que antes que posicionarse del lado de la Teoria de la Conspiración, sería más encomiable luchar contra ello, luchar por un conocimiento no sesgado.
Además no podemos generalizar. Habrá científicos interesados, de la misma forma que, citando ejemplos extremos, hay curas pederastas o musulmanes terroristas. Pero eso no quiere decir que todo el perteneciente a ese grupo sea igual. Ni siquiera una mayoría.

-Creo que ya lo dije antes pero lo han vuelto a sacar a relucir: La ciencia no proporciona verdades absolutas. Proporciona un conocimiento no perfecto, pero sí perfeccionable, mejorable. ¿Donde está la soberbia?
Lo que sí se cree es que el conocimiento obtenido hasta el momento es el más eficaz hasta entonces, y nos debemos guiar por él hasta que sea mejorado.

-Ahora que me viene a la mente. El yoga es considerado por los científicos occidentales tiranos(je) una técnica de relajación muy eficaz (aunque sea dificil de aprender en comparación con otras). Una muestra de que no se cierra las puertas a nada a priori, aunque sea de origen no occidental.

Por último, creo que voy a ir dejando esta conversación. No me apetece un todos contra uno.
Por mi parte, intentaré seguir formándome con los minimos prejuicios, pero siempre manteniendo una actitud crítica y no dando nada por efectivo ni respetable hasta que no se demuestre con ciertas garantías.

¿Mentalidad abierta? Sí. Pero no tanto como para que me entre toda la basura. http://www.youtube.com/watch?v=DHlTwefuwg0&feature=player_embedded


Saludos y suerte.

José Antonio Delgado dijo...

Estimado David:

Nuevamente, gracias por tu participación, que es un contrapunto necesario a lo que aquí se dice.

Empiezo por el final. No debes tomarte lo que se vierte aquí como un "todos contra uno". Nadie está contra ti, para nada. Lo que sucede es que discrepamos de los argumentos que tú defiendes, porque ya hemos pasado por ahí, es decir, por lo que yo llamo el Sistema (en este caso, la Universidad), hemos realizado el trabajo de aprender el método científico, algunos se han dedicado a la docencia, otros a la práctica psicoterapéutica, otros a ambas, otros a la investigación, etc., y tras un largo recorrido, la vida y la experiencia nos ha hecho revisar y, en muchos casos, de-construir buena parte de lo aprendido.

Esto no significa que uno dé por inválido el método científico. Aquí, salvo excepciones, somos científicos la mayoría. Con titulaciones oficiales y demás. Lo que sucede es que no nos identificamos con lo que dice el sacrosanto stablisment científico.

Por tanto, siéntete con toda la libertad para expresar tus opiniones, aunque sean discrepantes con las que aquí sostenemos. Lo bueno de este cruce de opiniones es que a todos nos sirve de acicate para investigar, y para reflexionar sobre nuestros propios planteamientos de partida.

Y, ahora, comencemos con los puntos que mencionas. Dices que la experiencia no es un elemento sustancial. Bien, para empezar, no estoy criticando el método científico, lo que critico es el abuso que se realiza del mismo y, sobre todo, que los resultados que se obtienen con él en determinados casos se generalicen. Por ejemplo, algunos Psicólogos opinan que el único método válido y científico es el experimental. Pero, entonces, ¿qué hay de todo aquello que no entra dentro de ese marco tan estrecho? Algunos dirán, bueno el correlacional también permite realizar estudios científicos, aunque no se pueda establecer una relación de causa-efecto. Claro, y, entonces, qué hay del método fenomenológico propuesto por Husserl, por ejemplo, que es considerado también como científico, desde luego. Y es desde ese enfoque que hay que evaluar al psicoanálisis y a la psicología analítica, por ejemplo. No desde el planteamiento positivista (por cierto, hay una entrada en la que me refiero a este tema directamente)

Por otro lado, en terapia sólo se puede investigar a través del caso único. ¿Es entonces la psicoterapia pseudocientífica? Entonces, para hacer ciencia, ¿el psicólogo debe mantenerse dentro de los estrechos límites impuestos por el método experimental? Y ¿dónde queda entonces el paciente, la persona que llega a la consulta?

(continua en el siguiente comentario)

José Antonio Delgado dijo...

Es que son cuestiones de lo más relevantes para un psicólogo, David. Si me dijeras que eres estudiante de ingeniería, por ejemplo, podría entenderlo un poco mejor (aunque conozco a unos cuantos ingenieros y están ciertamente muy alienados, por desgracia), aunque seguiría discrepando.

Con respecto a la experiencia, tienes en parte razón y en parte no. Llevas razón en el hecho de que hay muchos científicos con gran experiencia que defienden argumentos cartesianos. Lamentablemente, son mayoría. Pero esto no significa que lo que ellos digan, tenga que ir "a misa".

Durante bastante tiempo he investigado algunos de los presupuestos que la sociedad moderna, incluido el stablisment científico, tiene por válidos y verdaderos. Y he de admitir que no es un trabajo fácil y muchas veces doloroso, porque compruebas que ciertas aparentes verdades científicas se caen como si de un castillo de naipes se tratara. Pero, en fin, ese camino lo tiene que recorrer cada cual, si es que lo llega a recorrer alguna vez. Con esto quiero decir que uno debe buscar por su cuenta, debe mantener un espíritu crítico, especialmente para con uno mismo, no dando "por respetable ni efectivo" nada, hasta que no lo haya experimentado uno por sí mismo, no por boca de otros. Y aquí la experiencia sí que cuenta, y mucho. Yo diría que es la única medida válida, lo demás es un dejarse adoctrinar por lo que otros digan. Pero, mientras uno sólo sepa por boca de otros, y mientras le falte la experiencia (tanto vital, cuanto profesional), una actitud inteligente es la de mantener su juicio en suspenso.

Con respecto al segundo punto. No estoy de acuerdo con lo que dices. Precisamente no tenemos que fiarnos de lo que percibe el común de las personas como real. Especialmente, si el común de las personas son ciegos y sordos, en su gran mayoría, para investigar determinadas facetas de la realidad. Me viene a la memoria la imagen del ciego que está palpando la trompa de un elefante y se cree que es un árbol. Lo que yo, personalmente, buscaría es ver al elefante completo y, una vez visto, investigar quien ha visto también ese elefante y cómo lo describe. Esto es algo semejante a lo que se describe en el mito de la caverna de Platón, jejej. Dices que es algo inalcanzable por nuestras limitaciones, esto que digo. Yo te diría sobre esto que es inalcanzable para la mayoría, pero no para todos. A mí este argumento tuyo me recuerda un poco al relato del Zorro y las Uvas. Por lo tanto, yo, personalmente, no me conformo con conocer la realidad sólo como se me presenta. Ahí está la clave. Cuando uno tiene que atenérselas con un paciente, éste es una entidad viva, una totalidad. Y así es como hay que ver al paciente. No como un objeto de estudio que está ahí afuera y que nada tiene que ver conmigo. Hay que considerar todas sus dimensiones, y una de ellas es, precisamente, la espiritualidad. Por lo tanto, este es un ámbito de estudio científico, o debería serlo, y de hecho lo es (aunque no se estudie en la carrera) y hay, en consecuencia, posgrados de Psicología en los que la mitología, la historia de las religiones y la antropología son elementos fundamentales.

Totalmente de acuerdo con lo que afirmas sobre la ciencia como medio para obtener un conocimiento que es limitado, mejorable, perfeccionable.

En cuanto al yoga, por lo que dices, no parece que sepas mucho sobre esa técnica de relajación. Y el adjetivo tirano se podría más bien emplear para el stablisment, aunque eso es otro asunto. Personalmente, no la practico, así que no tengo un juicio sobre ello. Ahora bien, sí practico la "imaginación activa" que se puede considerar como un tipo de autohipnosis, y te puedo decir que es una técnica muy eficaz, de origen occidental, utilizada desde hace más de cinco décadas por algunas escuelas de psicoterapia.

Gracias por tu participación y disculpa por el tocho.

Un saludo y hasta pronto

José

Maribel Rodríguez dijo...

David, me sorprende que defiendas el método científico sin conocerlo bien. Precisamente, se basa en la experiencia y de ahí se sacan leyes generales, cuando se puede. Tal es el caso del método inductivo, basado en la observación de los fenómenos (o sea, experiencia).

Soy una de las profesionales que se apoyan en la ciencia, pero siendo consciente de sus limitaciones, en el ámbito de la psicología y la psicoterapia. La ciencia por ahora, no nos da todas las respuestas, para ayudar a alguien en la psicoterapia.

Y con respecto a los estudios científicos, me ha parecido sorprendente que alguien que defienda la ciencia a ultranza, apoye sus afirmaciones (de que la psicoterapia cognitivo-conductual es la única científica), en la lectura de un sólo artículo. Te recomiendo que investigues científicamente el tema.

Yo llevo años investigando la cuestión (pues soy profesora de tratamientos psicológicos en la carrera de Psicología) y he encontrado que la terapia cognitivo-conductual es la más eficaz para algunos trastornos, pero no para todos. En diversos estudios también se muestra la eficacia de otros tratamientos. Estudia más el tema y lo verás.

José, con respecto a lo del estudio de caso único, no es el único método para validar la eficacia de una psicoterapia, pero sí algo fundamental, para hacer diseños de otros tipos de estudios de eficacia.

Saludos a todos

Maribel

José Antonio Delgado dijo...

Gracias Maribel por la puntualización sobre el caso único. Sobre todo me refería a que en psicoterapia uno parte del caso único, del paciente que tiene frente a sí.

Un abrazo

José

Anónimo dijo...

Estoy seguro que para una parte de la ciencia considerar al planeta tierra como un ser vivo consciente entraría dentro del saco de las Pseudo_ciencias, de la misma forma que si un científico aporta un testimonio de trascendencia espiritual no seria tenido en cuenta a la hora de realizar proyectos científicos de manera que no aportaría un plus a sus futuros descubrimientos, no siendo imprescindible reseñarlo en su currimculum vital por ser una Pseudo_creencia, sin embargo ambos aspectos nos habla de una ética y forma de ver la vida que posiblemente aporte mas a la ciencia en su forma "Pseudo" que al contrario, una paradoja anticientífica de los que no evalúan lo etéreo de las ideas espirituales y su peso a la hora de poner "Alma" a lo que se hace y se proyecta. Si además un científico pelea por la vuelta a la cultura tradicional milenaria demostrando su eficacia por encima de una ciencia materialista cuyo objetivo es el beneficio cortoplacista, encontramos el verdadero sentido de la unión entre lo Pseudo y la Ciencia siendo su lugar natural las aulas universitarias donde se forman nuestro futuro. Quien no invitaría a este buen señor a disertar en una universidad con todos los honores y respeto?...Quien?. lean por favor la contra de la vanguardia del día de hoy, no tiene desperdicio.

http://www.lavanguardia.es/lacontra/lacontra.html

Un cordial abrazo

Juan Manuel.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Juan Manuel.

Muy buenas reflexiones, sí señor. Gracias por tu aporte y por el enlace que nos adjuntas.

Un abrazo

José

José Antonio Delgado dijo...

Hola a todos de nuevo:

Retomo este hilo dejando un enlace en el que se trata directamente algunos de los enfoques epistemológicos que se barajan en Ciencia, y que es imprescindible conocer para cualquiera que esté interesado en la investigación científica:

http://tertuliasateneodemadrid.blogspot.com.es/2013/06/conocimiento-y-simbologia-masonica.html

Un saludo a todos