lunes, 28 de marzo de 2011

GRABACIÓN DE LA PRESENTACIÓN DE LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS EL DÍA 24 DE MARZO


Continuamos en esta entrada con la siguiente presentación de mi novela "La Hermandad de los iniciados", que tuvo lugar el día 24 de marzo en la Casa de Soria de Madrid.

Nuevamente, participamos José Antonio
 Vázquezmonje  cisterciense del Monasterio de Santa
María de Huerta, la psiquiatra y psicoterapeuta Maribel Rodríguez, prologista del libro, el editor de la novela, Carmelo Segura y un servidor.

Una vez más disfrutamos de un ambiente de cordialidad y fraternidad. Agradezco a las personas de la Casa de Soria su amabilidad y simpatía y todos los que vinieron su asistencia y participación, al igual que en la otra presentación. 

En este caso, os adjunto la grabación de la presentación completa, que podéis escuchar pulsando al play de la siguiente barra:




Con respecto a las cuestiones que plantea el primero de los asistentes, según mi experiencia, el camino de salvación está en seguir y desplegar la pauta interior de cada cual conscientemente, lo que conduce a un viaje de retorno al Paraíso Perdido de su Ser (y el mito de la Caverna de Platón escenifica muy bien las etapas de ese viaje mistérico-mítico). A ese camino cada vez son más los convocados, en contraposición a la tendencia centrífuga de la sociedad moderna, que tiende a perder al individuo en el mundo de las sensaciones-imágenes (las sombras o copias reflejadas en la pared de la Cueva platónica), convirtiéndole en un  hombre-masa. Considero a las clases sacerdotales dirigentes (a la jerarquía eclesiástica, que no a los individuos que la están renovando interiormente,  a pesar de la jerarquía, como un Thomas Merton o un Juan Martín Velasco), del mismo modo que a los políticos de turno, como los Guardianes de la Cueva de Platón, quienes tratan de impedir, o cuanto menos dificultar, el acceso directo, experiencial, al mundo interior y, por consiguiente, la verdadera libertad del individuo: la liberación de las ataduras al mundo sensorial, a la existencia profana y prosaica, como si ésta fuera lo único real. En la próxima entrada, retomo las cuestiones aquí planteadas, para abundar un poco más en ellas, pero sin desvelar la trama de la novela.

2 comentarios:

Martín dijo...

Interesante blog y mejor contenido. Me quedaré una temporada en él, y con su permiso, me lo llevo a mi Egregor.

Gracias.

José Antonio Delgado dijo...

Muchas gracias Martín. Eres bienvenido! Y, por supuesto, puedes llevarlo a Egregor, que he visitado y me ha interesado. Lo recomiendo!

Un saludo

José