miércoles, 14 de julio de 2010

SOBRE EL COMPLEJO DE PETER PAN


Hoy doy comienzo a una serie de entradas, que iré publicando en los próximos días, referidas al complejo materno y su relación, semejanza y diferenciación con el arquetipo del puer aeternus. El texto que a continuación reproduzco es parte de un artículo que publiqué hace algún tiempo y que puede consultarse aquí.

El término puer aeternus es el apelativo con el que se referían al dios niño en las religiones mistéricas pre-cristianas. Se identificó al dios niño con Dioniso y con Baco, así como con el resto de dioses consortes en la época en que se rendía culto a la Diosa Madre. El mismo motivo vuelve a aparecer en el cristianismo con el niño Jesús y la Virgen María. Así pues, puer aeternus significa joven eterno, eterna juventud. En psicología se utiliza también para designar a un cierto tipo de individuo con un marcado complejo materno, prolongando en el tiempo una actitud adolescente. Los pueri aeterni son, pues, personas que continúan manifestando actitudes que cabría esperar en un joven de entre quince y dieciocho años, acompañadas de una excesiva dependencia de la madre. Las dos expresiones típicas de un varón con un marcado complejo materno son la homosexualidad y el donjuanismo. En el primer caso, la tendencia exogámica o la libido heterosexual está ligada a la madre, único objeto amoroso, por lo que el sexo no puede experimentarse con otra mujer. En realidad, toda mujer es tenida por rival de la madre, de ahí que se satisfagan las necesidades sexuales con miembros del mismo sexo. En el segundo caso, se busca a la madre en toda relación con una mujer, pero cuando el hombre se da cuenta de que su pareja no es su madre, pierde el interés por ella y reanuda la búsqueda de su “media naranja”, esto es, la mujer perfecta, la Madre. En la actualidad, asistimos a una novedosa manifestación de este arquetipo en los denominados “singles”, hombres que han decidido vivir solos, manteniendo relaciones sexuales esporádicas, con el fin de no comprometerse con mujer alguna. Algunos de estos varones frecuentan los clubes de alterne para acostarse con prostitutas y/o se masturban compulsivamente, en orden a satisfacer sus necesidades instintivas. Anhelan la mujer maternal que les abrace y les proteja, les cuide y les comprenda. Cuando entran en contacto íntimo con una mujer, estos hombres se decepcionan al comprobar que la imagen que ellos habían proyectado no encaja con la persona de carne y hueso que tienen delante, de modo que se alejan sólo para volver a proyectar la misma imagen de la Diosa Madre en su próximo contacto. Los pródromos de sus relaciones suelen ir acompañados de una atmósfera de romanticismo, que se esfuma apenas el puer aeternus intima con la mujer. De modo que van saltando de flor en flor, sin realmente conseguir el preciado néctar que se encuentra detrás de una verdadera relación de pareja.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Una cosa José. No te llama la atención la unilateralidad de los temas recurrentes dentro del ámbito de Carl Jung donde el Puer es Macho a imagen y semejanza del Héroe que también es masculino. Donde parece que toda la problemática de la unión con el sexo femenino recae en el hombre, y la Puera se va de rositas?. O el único que se pierde el mana de la unión en la pareja es el hombre?.

Que tal si llevamos la igualdad al lenguaje e involucramos ambos aspectos Fem./masc..seria todo un avance.

Escuchándote da la sensación de que el demonizado es el Puer, solo se masturba el puer, y solo el Puer alquila cuerpos......

Juan Manuel

Ana dijo...

Este complejo de dependencia materna que explicas me recuerda a los hombres que salen de casa de sus padres para meterse directamente a vivir con su primera relación… esa falta de madurez que busca solo satisfacer sus necesidades básicas y animales por el mínimo esfuerzo, aunque claro, en la mujer también se podría dar el complejo de dependencia paterna….
La cuestión es que ese complejo inicial se desarrolle hacia lo que denominas, singles, don juanes y relaciones homosexuales. Por un lado no entiendo como metes la homosexualidad dentro de este complejo relegándolo solo al aspecto sexual, el amor existe también entre personas del mismo sexo.
Por otro lado una persona puede estar identificada y dominada inconscientemente por alguno de los arquetipos y que buscarle traumas en la infancia, relaciones con la familia y vivencias personales es una manera de entender de que forma ha influido en tu vida y como ello te limita, pero suele ocurrir que no evita que vuelva a suceder porque no ha tocado el problema fundamental.
El problema de las relaciones, insatisfacción, soledad y búsqueda de ideales esta relacionado con el ego, la imagen y la personalidad es común en el ser humano, requiere un trabajo interior de reconocimiento de lo que realmente somos, y no todo el mundo esta dispuesto a profundizar tanto. Un vez se ha realizado un trabajo interno completo e intenso de maduración, comprensión y desidentificación, los arquetipos puede pasar a ser herramientas.

En fin José, por supuesto todo que escribes y escribo da pie a tratar muchos detalles. Eso esta bien... 1 Abrazo, Ana

Ana dijo...

ah! Jose, dándole vueltas al asunto, pienso que el hecho de hayan personas solas forma parte de lo natural, es decir no todo el mundo tiene que tener una pareja, técnicamente no habrían suficientes hombres para todas las mujeres que hay, pero por otro lado hay hombres-mujeres que tienes varias parejas y otros que no tienen ninguna... la cuestión aquí seria si sabemos y comprendemos que hemos venido hacer al mundo... llegado el momento, si tiene que llegar, llega. Ahora bien, hay problemas psicologicos serios, que dudo que tengas todos los singles.
Tampoco todos los singles son don juanes o mujeres fatales, esta característica no se si tendrá que ver con la búsqueda o el rechazo de la imagen de la madre no me he detenido a reflexionar y desarrollarlo porque esta respuesta al final ha resultado ser super larga... lo siento, venga... chau

José Antonio Delgado dijo...

Pues sí que se ha animado este tugurio!

Vayamos por partes. JM, llevas mucha razón en la relativa monografía de los temas que tratamos. Pero si esto es así, primero lo es porque estamos trabajando con esos arquetipos a nivel interno y, después, porque, lamentablemente, es un asunto muy actual y que afecta y muchos jóvenes, y no tan jovenes modernos.

Comparto contigo lo que dices de la necesidad de hablar de la Puella. Por ese motivo, he comenzado la entrada diciendo que iré presentando en varias entradas una amplificación del texto de mi ensayo original. Y, entre los asuntos pendientes, es el presentar cómo vé esto la puella.

Aquí, en esta primera parte, estoy tratando de la "sombra" del puer, no de su luz, obviamente, que trataré (y que ya he tratado, en el artículo al que hago mención, así como en el de la interpretación simbólica de Avatar.) más adelante.

Un abrazo

José
Gracias por tus comentarios

José Antonio Delgado dijo...

Hola Ana:

Nuevamente, gracias por tus comentarios.

Fíjate Ana que no estamos tratando aquí de reflexionar, simplemente. Tratamos de hechos, fenómenos que aparecen en la consulta del psicólogo y que se presentan en cierta etapa del desarrollo psicológico de las personas.

Los pormenores particulares, individuales, desde luego, varían de un modo caleidoscópico. Pero el motivo principal que los convoca, es decir, la raíz en todos los casos es la misma.

Por tanto, evidentemente, no todos los singles modernos tienen por qué estar aquejados del mismo complejo. Mas ese complejo se manifiesta, también, y en gran medida, en la forma de un single que se acuesta con prostitutas, o que tiene contactos esporádicos con mujeres, picando de flor en flor, sin comprometerse en ningún momento.

Como apunta el mismo JM, hay una correspondencia en la mujer que encuentra a esos pueres, en la figura de su animus. De hecho, muchas mujeres, por no ser conscientes de ese factor masculino en su interior, suelen sufrir grandes desilusiones, precisamente porque su instinto maternal, por ejemplo, no ha sido sacrificado. En la siguiente entrada introduzco esto último.

Un abrazo

José

Juan Pablo dijo...

Fue usted muy claro al afirmar en uno de sus ensayos que están colgados en la web, que el amor no se puede encerrar en una botella de cristal. Efectivamente eso, tampoco puede encerrarse el amor de un hombre hacia otro en un complejo materno. Eso seria caer lisa y llanamente en un prejuicio y termina siendo muy perjudicial para quien lo leyera y estuviera en una situación vulnerable de identidad o que se encontrara en una crisis por la sexualidad de su hijo, que necesita ante todo apoyo moral, no una sutil connotación negativa de entrada.

Yo no creo que la diversidad este mal, si nos ponemos a pensar, sin diversidad los junguianos seriamos freudianos que a su vez racionalistas y así hasta el origen de los tiempos, es decir que sin disidencia nos volveríamos a nuestros orígenes y nada de lo que conocemos hoy habría sido posible. Esta bien la disidencia. La existencia de disidencia tiene un sentido. Conozco muchos homosexuales, pero cito el ejemplo de uno entrado en edad que es arquitectos y vive tranquilamente con su pareja una vida normal, no hallo rasgos negativos en ello. No debería parecerle la homosexualidad, ni a ellos ni usted una problemática ni siquiera visto desde el punto de vista del complejo, pues hasta Jung se adelanta en "Arquetipos e Inconsciente Colectivo" a describir la homosexualidad fuera del campo patológico. Dirá Jung;

"Asimismo puede tener un desarrollo del gusto y de la estética, a los cuales un cierto elemento femenino no les hace daño; aparecen también cualidades educativas (...) un espíritu histórico, conservador en el mejor sentido y que mantiene y siente superiores todos los valores del pasado; un sentido de la amistad que teje lazos notablemente delicados entre almas masculinas y llega hasta eliminar la posibilidad de amistad entre los sexos; un reino de sentimiento religiosos que hace realidad una 'ecclesia spiritualis' y finalmente, una receptividad espiritual que lo convierte en un voluntario receptáculo de la revelación."

Por otra parte hay otras problemáticas relacionadas al Puer Aeternus a niveles patológico, que son de mucha más importancia, podría citarse sin más la pedofilia, la efebofilia y los delirios de grandeza que pueden acabar en la locura.

Espero no haber caído mal con mi expocicion, ya que solamente es mi punto de vista.
Un cordial Saludo.

José Antonio Delgado dijo...

Estimado Juan Pablo:

Le agradezco sinceramente su comentario. Y, al igual que usted, no considero que la homosexualidad sea, en sí misma, una problemática, ni que tenga connotaciones negativas. Como bien sabe, aquí no entramos a juzgar si la homosexualidad es buena o mala. Lo que me interesa es exponer lo que he observado en personas con un marcado complejo materno. Y, parece que usted apunta al hecho de que haya hablado de la sombra de ese complejo.

Sin embargo, el núcleo del puer aeternus no acaba, ni mucho menos, con la exposición de estas manifestaciones, que he observado (vuelvo a repetir, no juzgo, sólo expongo algunas manifestaciones).

Sin perjuicio de que, si hay algo que caracteriza el enfoque junguiano es la mínima intervención. Como cuando se observa al inconsciente, se trata de mantener una dialéctica con el mismo, de comprender qué significan ciertas expresiones o manifestaciones, y tratar de darles una expresión creativa.

Por otro lado, el ensayo al que hace alusión es bastante largo, dispone de tres apartados, y no me quedo sólo en la explicación de lo que podríamos llamar su sombra. De hecho, cuando disponga de tiempo, mi idea es escribir un libro monográfico sobre el arquetipo del puer aeternus (y centrarme en su doble nacimiento, su acceso al Útero de la Diosa, el conocimiento de las corrientes subterráneas- espíritu de las profundidades, su lucha contra el Sistema-Saturno-Padre, etc..., que me parece mucho más intersante, y mucho menos manido).

Usted apunta a la pedofilia, la efebofilia y los delirios de grandeza (estos últimos, sí los apunto en el ensayo, donde hablo de los trágicos destinos de algunos pueres, como los que practican ciertos deportes de riesgo). Ciertamente, y podrían citarse aún más.

En mi libro El retorno al Paraíso Perdido, abordé el tema de la homosexualidad desde otro ángulo, y allí apunto temas semejantes a los que señala aquí, al indicar el fragmento de Jung, y voy más allá.

Dado que ha traído a colación este tema, me gustaría saber si ha escrito algún artículo o algún ensayo. Se lo digo por conocer su experiencia al respecto y contrastarla con la mía, y la de otros colegas.

Muchas gracias por su disidencia :-)

Un cordial saludo

Juan Pablo dijo...

Leí detalladamente el ensayo sobre "El Arquetipo de la eterna juventud" y quizá, es la forma en la que se dice lo que denota la connotación negativa. Al leer tuve la misma impresión que Ana;

"No entiendo como metes la homosexualidad dentro de este complejo relegándolo solo al aspecto sexual, el amor existe también entre personas del mismo sexo."

Porque al leer, se cita la homosexualidad como la escapatoria del Puer que lo lleva hacia los hombres e inclusive a la masturbación. En el primer caso porque no hay ninguna mujer como su madre y en el segundo porque los hombres a los que recurre le piden una relación más sentimental, lo que termina derivando en la masturbación. Lo que también dicho sea de paso, encierra una contradicción, porque si dos Pueres homosexuales se encuentran, no llegarían a congeniar nunca en una relación sentimental. Eso demuestra que también hay homosexuales que se enamoran y por defecto, están fuera del complejo materno. Hay promiscuidad al juntarse dos Puer, pero conozco muchísimos casos diferentes.

Luego hice el siguiente análisis; en la practica clínica las personas van aquejadas por su homosexualidad por estar vinculada con el complejo materno. Pero no al revés, es decir que las demás personas homosexuales no van al consultorio a "solucionar el problema". Es una reflexión un poco simple, pero suficiente para comprender el concepto. De ahí que la practica clínica sea engañosa y debe de tomarla con pinza.
Si se define la homosexualidad a partir de su originacion, sí hay las que están causadas por el complejo materno, y en este caso, el afeminamiento de la personalidad es el fiel síntoma, porque requiere necesariamente una identificación con lo femenino. Pero el asunto es que a nivel estadístico, el nivel de "afeminados" dentro de los homosexuales es inferior al número real de homosexuales. ¿Que quiero decir con esto? que la homosexualidad solo en algunos casos es causada por el complejo materno.
Actualmente hay una teoría que me parece interesante citar por su orientación biológica de la homosexualidad, que es el "Efecto del orden de nacimiento", un articulo dice al respecto;

A medida que una mujer va teniendo hijos, la respuesta de su sistema inmunológico es más fuerte ante al antígeno HY, presente en el feto. Este antígeno interviene, entre otras cosas, en la diferenciación sexual del feto. De esta manera, «se reduciría la diferenciación sexual del cerebro del feto» (...) Y añade que «cada hermano mayor supone un aumento de las posibilidades de homosexualidad del 33%». Por este motivo, en la muestra del estudio italiano, los hermanos menores de familias numerosas eran homosexuales con una alta frecuencia.

Aquí ya no estamos hablando de una causa psicológica, esta orientado hacia el aspecto biológico. En este caso, existe homosexualidad sin complejo materno.
Pero no debe ser tan fácil, seguramente hay algunos casos en la practica clínica donde el psicólogo diagnostica el complejo materno observando la personalidad del paciente y no analizando el origen verdadero. Y el por que verdadero es el secreto del paciente que "debe ser lo que se considera ser gay" y debe ser entonces, para el pensamiento del niño que fue, un "afeminado" y dicho y hecho, se diagnostica el complejo materno. El que comete el error en este caso es el analista. En síntesis, pienso que el origen de la homosexualidad no es en todos los casos el complejo materno, pero si termina derivando en aquello en muchos casos, producto de la sociedad en la que se vive y el concepto de gay que se tenga. El origen modifica el diagnostico; no todos los homosexuales son por origen psicológico, entonces no tienen las características del Puer. Y muchos otros se identifican después con el Puer. Por eso es importante, para mi diferenciar la homosexualidad en su origen.

Con respecto a mi, nunca publique un ensayo. Tengo 23 años, y me considero junguiano razo. Espero subir de rango algún día, je.

Un saludo Jose.

José Antonio Delgado dijo...

Hola Juan Pablo:

Ciertamente, no se trata aquí de “meter” nada, ni de sacar nada de un complejo. Vuelvo a insistir en que hablo de dos manifestaciones del complejo materno. Pero, como dije antes, con ello no estamos diciendo que la homosexualidad se circunscriba necesariamente sólo al complejo materno. Y tampoco que el complejo materno quede completamente explicado con lo que he escrito en mi primera parte del ensayo.

Vayamos por partes. No se trata de que el Puer se “escape” hacia los hombres, sólo. Cuando hablamos aquí de la madre, no es sólo la madre biológica, la madre física, sino, lo que es, cuanto menos, de igual importancia y peso, también la Madre arquetípica. Y aquí entramos en el verdadero meollo del asunto. La libido, en estos casos, se encuentra “confiscada” por la Madre. Y es precisamente esta energía confiscada (en lo Inconsciente, en realidad, en el reino de la Madre), lo que dificulta las relaciones de pareja maduras. El tema fundamental es, precisamente, lo Inconsciente y, como reflejo, la madre biológica. De ahí que, la pareja heterosexual, en esos casos, sea tenida como una adversaria de la madre. Esto se observa muy bien en las relaciones de pareja de muchos jóvenes. Existe ahí un conflicto interno, que a veces se observa en la misma relación con su madre, porque ninguna mujer es nunca la adecuada, para ella. Siempre hay algún pero… La masturbación compulsiva es, desde luego, una manifestación muy propia de ese conflicto. En este caso existe un autoerotismo… y si el puer no llega a acostarse con su madre es porque existe un freno, al que Freud denominó tabú del incesto. No querría extenderme aquí más de lo necesario, y te recomendaría el libro de von Franz, El Puer aeternus, para entrar más en detalles. Y, apenas tenga tiempo, me pondré a escribir el monográfico sobre el puer, apuntalando en qué no estoy de acuerdo con von Franz, y qué es lo que realmente moviliza al puer, como arquetipo. Pues, al fin y a la postre, el puer es, hasta cierto punto, una designación del héroe solar que entra en las fauces de la ballena.
No hay contradicción en lo que afirmo sobre los pueres y sus posibles relaciones homosexuales. Ahí, la libido tiene un cauce por el que discurrir, y claro que pueden tener una relación sentimental. Ahora bien, al igual que sucede con una relación heterosexual, una verdadera relación sentimental con otra persona, es decir, una relación madura,se produce tras resolver este conflicto (porque, de no ser así, el amor hacia otra persona, será un amor egoista, un amor autoerótico).
Hay una diferencia sustancial entre “enamorarse” y Amar a otra persona. Hay homosexuales que se enamoran, como hay pueres que se enamoran de una mujer, desde luego. Pero ese enamoramiento está mediado por imágenes inconscientes, proyectadas en la otra persona. De ahí que, si no se resuelve el “enganche” con la madre, el confinamiento de la libido en lo inconsciente maternal, la relación no adquiere madurez, ni profundidad.
Bueno, en la práctica clínica no tiene por qué darse como dices. Puede manifestarse el conflicto de múltiples formas, tantas como individuos hay. Cuando hablo de “problema”, no me refiero a que “la homosexualidad sea un problema en sí mismo”. Es un problema si genera un conflicto. Si no genera un conflicto, no pasará por consulta. Incluso habiendo conflicto, en muchos casos tampoco pasará por una consulta. La práctica clínica dices que es engañosa, y me hace gracia. A veces, el paciente, por no querer tomar consciencia de los conflictos internos, y de su propia sombra, se convierte en engañoso para sí mismo e intenta engañar al analista. Por eso es importante no sólo fijarse en lo que dice el paciente, conscientemente, claro, sino en lo que expresa su inconsciente, que es mucho más sabio y, en ocasiones, mucho más claro.

(sigue)

José Antonio Delgado dijo...

Bueno, puede darse afeminamiento por posesión del anima, es decir, de la contraparte inconsciente en el individuo, pero puede no expresarse así, necesariamente. Lo que no significa que no esté confiscada la libido en lo inconsciente maternal y, por tanto, ligada a la madre.
Conozco la teoría a la que haces alusión y es un tanto problemática. Por de pronto, tal como escribí en mi artículo, resulta difícil reducir a lo biológico, en este caso, “a la reducción de la diferenciación sexual del cerebro”, todo el entramado del complejo materno. Como si ese fuese su único origen. Dicho sea de paso, volvemos, en realidad, al mismo punto de partida. La Madre como el origen del conflicto. En realidad, aunque la teoría del efecto del orden del nacimiento esté expresada en términos del stablisment, no deja de apuntar al verdadero origen del conflicto: La Materia, es decir, la Madre.

Bueno, ya ves que el origen de la homosexualidad, te fijes en la teoría a la que aludes, o a la del complejo materno, sigue estando en la Madre. Pero, como dije antes, cuando nos referimos a Madre, estamos aludiendo a un arquetipo. Es decir, la madre biológica es parte del asunto, pero la otra parte está en lo Inconsciente. De ahí Juan Pablo que yo me haya extendido tanto en las dos caras del arquetipo, la biológica y la psíquica. Pues lo uno es reflejo o correlato de lo otro. Una madre biológica no tendría ningún ascendente sobre su hijo, si no estuviera “compinchado” lo inconsciente con ella. Es a través de lo inconsciente, proyectado en la madre, que ésta tiene la influencia sobre su hijo. De ahí que, el análisis vaya dirigido hacia la toma de consciencia del factor inconsciente que mantienen “encarcelado” al individuo.

El próximo paso, es decir, la verdadera iniciación, está precisamente en la entrada de la consciencia en el reino de las Madres, en lo Inconsciente, y en el viaje heroico del puer al interior de las catacumbas. Este es el meollo verdadero del puer. Las otras son los pródromos de esa entrada, lo que, en realidad, le conduce a su verdadero destino, como puer aeternus…

Un saludo cordial

Juan Pablo dijo...

Muchas gracias por despejar y hacerme comprender el concepto.

Voy a leer el libro que me sugirió de von Franz, también tengo en vista los suyos, pero como vivo en Argentina la cosas se complican un poco más, probablemente sea cuestión de tiempo.

Un Cordial Saludo y gracias por su tiempo.

José Antonio Delgado dijo...

No las merece. Si has comprendido un poco mejor el fondo de la cuestión, bien está.

Mis libros estarán pronto disponibles en formato digital, por lo que estarán accesibles a todo aquel que desee conseguirlos. Avisaré en una entrada en este mismo blog, incluyendo un link a la página web de la editorial, en su momento.

Un saludo cordial

Luna dijo...

Muchos hombres son así, la verdad... He conocido a los que son unos verdaderos santos con sus madres, hermanas y demás mujeres de su familia, pero unos sátiros, tiranos y egoístas con el resto.
¿Qué se esconde detrás del eterno adolescente... miedo al envejecimiento, a la muerte... a la verdad?