domingo, 7 de noviembre de 2010

CRISIS MUNDIAL. EL EMERGER DE LOS CONFLICTOS SOTERRADOS.

En la entrada de hoy, cuelgo un vídeo en el que se muestra lo poco que se ha evolucionado, en aras a respetar los Derechos Humanos que tanto se ensalzan en la Carta Magna de los Derechos Universales. 
Resulta interesante, a guisa de mis reflexiones personales en torno a la emergencia del mal en el mundo, recordar aquí que Plutón, ese que representa, precisamente, la salida de los muertos de sus tumbas, o, también, la Sombra colectiva que amenaza con engullir a toda una cultura -precisamente, el Dragón como arquetipo de la Luna Negra, Sekhmet o, en algunas tradiciones, la Devoradora-; decimos que Plutón está transitando por el signo de Capricornio, cuyo regente es Saturno. Y, esto, ¿qué significa? Se preguntarán algunos. Pues, precisamente, que aquello que se ha mantenido oculto al ámbito de la luz, de la consciencia colectiva, emerge amargamente con la crudeza, la rudeza y la compulsión que caracteriza a todo lo reprimido.





No importa que se aluda, o incluso, que se revise el texto original de la Declaración de los Derechos Humanos Universales, puesto que es el estado o nivel de consciencia de los individuos lo que ha de amplificarse, abarcando tanto lo luminoso cuanto lo oscuro de la vida, por más difícil que esto resulte, si se pretende algún avance en ese sentido. Mientras se continúe polarizando el bien  y el mal, escindiendo lo uno de lo otro, identificándose con el primero y rechazando al segundo, se continuará proyectando el mal fuera y, por consiguiente, más tarde o más temprano, acabará convirtiéndose en destino. Las Guerras son, en última instancia, la manifestación de un conflicto no resuelto en el seno de un determinado colectivo. Y uno de los más graves conflictos que hoy asedian al hombre occidental es, precisamente, la pérdida de sus raíces, la desconexión con las potencias espirituales (arquetipos de lo Inconsciente Colectivo) que yacen en su propio interior. Antaño, las religiones, esos grandes sistemas psicoterapéuticos, eran las encargadas de mantener al individuo en contacto con sus raíces, incluso en el caso, muy frecuente, de que aquél no llegara a ser consciente de ello. 

Pero hoy, en nuestra hedonista, materialista y cientifista sociedad contemporánea, el ser humano se ha convertido en una mera partícula, a la que se ha despojado su alma. Incluso en los Grados de Psicología, ya no se habla de "alma", sino de "mente", reduciendo todo cuanto se relaciona con el Espíritu, poco menos que a una mera función del sustrato orgánico. Se ha pasado de una visión dualista, a una monista, en la que el alma no tiene cabida, porque, según le parece al stablisment científico, al ser  inmaterial, no tiene existencia alguna. Es este paradigma tóxico, mórbido a más no poder, el que se enseña en las Universidades, infestando a las nuevas generaciones con el mal del que adolece toda nuestra Civilización. 

Cuanto más avanzo en el Grado de Psicología, más difícil se me hace su estudio, precisamente porque me doy cuenta de lo desencaminado que se encuentra el stablisment, de lo inerte (o carente de alma) de sus contenidos, así como de lo inadecuados que son sus planteamientos para alcanzar su objetivo: sanar el alma del hombre moderno, re-conectarlo con la Fuente de Sabiduría que yace en su interior, con los espíritus de sus ancestros. Por más difícil que resulte alcanzar ese objetivo. 

Con todo, no significa cuanto digo que no sea interesante, por momentos, y hasta útil, conocer el funcionamiento del sustrato, así como los modelos predominantes en la Psicología actual. Lo que trato de evitar, en todo caso, es ese radical error que subyace a la visión antropológica de la que, con sus más y con sus menos, participan todos los modelos de Psicología preponderantes: desde el organicista o biológico, pasando por el conductual (tanto el pavloviano, cuanto el skinneriano), al cognitivo (input-output). Y, ese error es, como digo, eliminar de la ecuación precisamente la variable más importante: el alma, la psyché. ¿Cómo van a ser psicólogos competentes aquellos individuos que son incapaces de reconocer ese mal que aqueja a nuestra cultura? ¿Cómo van a ayudar a otros, quienes son incapaces de ayudarse a sí mismos? ¿Cómo van a conocer a sus pacientes, quienes no se conocen a sí mismos sino de un modo superficial? 

En fin, son preguntas que me formulo a menudo. Y, para que os cuestionéis lo que el stablisment defiende, con uñas y dientes, dejo aquí un par de vídeos que, Dios Mediante, espero que a más de uno le haga "despertar". Vean quiénes están detrás de lo que se enseña en las Universidades, así como de quiénes financian las principales investigaciones científicas. Quizás así, algunos reflexionen sobre porqué el stablisment lucha por desprestigiar a las que considera pseudociencias





5 comentarios:

A_A dijo...

Llevo leyéndote todo este desarrollo que estas haciendo a lo largo de muchas entradas, como buscas profundizar en este tema, felicidades por ello, a mi también me haces reflexionar, desde mi visión particular siento que los inicios del materialismo residen muy profundamente arraigados en expresiones como: mi hij@, mi madre, mi padre, mi mujer, esposo, novio, novia, hermano, mi tierra, mi casa, mi coche.... mi mi mi mi mioooooo

Estoy de acuerdo en que no podemos separar a la mente del alma.

Yo me pregunto muchas veces si nos creemos de verdad todos esos descubrimientos científicos como la física cuántica o simplemente son una creencia, a veces pienso que no es una realidad, que aun vivimos en el relativismo y que eso nos mantiene limitados en la dualidad.

Ha habido descubrimientos tan importantes como demostrar que la tierra no era el centro del universo, que no era plana, que giraba sobre si misma y alrededor del sol, que hay muchas mas galaxias... todos estos descubrimientos deberían de haber cambiado mentalmente a muchas personas, pero aun hoy en día sigue presente ese materialismo cuadrado en nuestras mentes, el ego sigue creyéndose el centro del universo, y la individualidad es incapaz de considerar a la totalidad.

No es que este diciendo nada importante, simplemente son los pensamientos que me despiertan estos últimos temas que vas exponiendo.

Un saludo Jose y gracias.

José Antonio Delgado dijo...

Hola A_A:

Gracias por participar en el blog.

Lo cierto es que aquí, en este espacio virtual, puedo expresar lo que siento, lo que pienso, lo que "veo", y que no me es posible decir en el ámbito académico. So pena de pasar por un "hereje" y, con ello, ver impedido el fin de la carrera universitaria.

Pero es que, hace ya dos lustros que he finalizado mi primera licenciatura, y el problema que observé entonces, se ha agravado. Con la diferencia de que, en Psicología, están aún más encerrados en unos planteamientos materialistas que en otras carreras. Lo que es lamentable, dado que el profesional que termine su preparación universitaria, va a tratar con seres humanos, viendo a éstos como si se trataran de máquinas complejas (superordenadores, si lo prefieres). Pero... qué hay del alma? Qué hay del verdadero objeto de estudio de la Psico-logía?

Gracias a ti.

Un saludo

José

A_A dijo...

Hola Jose,

Personalmente lo que entiendo es que aunque uno aparentemente salga como psicologo de la carrera, (digo psicologo porque es el caso) aun, no lo es, dispone de la teroia y le falta la experiencia. Practicamente su camino acaba de empezar. Y como en todos los estudios deberia ser, y mas en lo que respecta a este tema, tenemos que estar constantemente actualizados, reciclados, seguir estudiando por nuestra cuenta, realizar un trabajo de investigacion y profundizacion que va mas alla de lo oficial, no no podemos quedar con lo dicho y aprendido... pero eso, en seguida nos damos cuenta, en cuanto empezamos a trabajar de lo que hemos estudiado, frente a la realidad te das cuenta de que hay cosas que no, simplemente, que no... entonces, si de verdad te gusta la profesion, surge la creatividad y utilizas todas las herramientas de las que dispones, sean propias, aprendidas, o inspiradas...

En resumen lo que te queria decir es que tu estudia y luego haz lo que creas conveniente, quieras y puedas dentro de los limites de la legalidad.

Un abrazo,

A_A dijo...

Otra cosa... en cuanto a tu pregunta... ¿que hay del alma?...

Fijate que digo que no podemos separar la mente del alma.

Parece que la palabra "alma" no encaja en la terminologia psicologica actual... pues bueno Jose, estoy segur@ de que si sigues indagando, encontraras un termino que defina este aspecto sin que entre en conflicto.

Ademas, mientras tu sientas y trabajes con tu alma, tu trabajo con los demas sera de todo corazon, y eso es lo que prima.

Perdon por no haber unido estos dos comentarios, pero mira... asi a surgido y asi se queda.

José Antonio Delgado dijo...

Hola A_A:

Gracias nuevamente por tu participación.

De tus comentarios deduzco que no hace mucho que has llegado a este blog.

Precisamente, en otras entradas hablaba de mi nueva andadura por la Universidad, y de los fenómenos de sincronicidad que se habían producido en torno a esta determinación mía, tras haberme divorciado del sistema académico, hace ya unos cuantos años.

Fíjate que renuncié a concluir y presentar mi tesis doctoral en Psicología, tras cerca de 8 años de investigación en Psicología Analítica (psicoanálisis, Psicología Transpersonal, etc.), precisamente por la cerrazón del sistema. Entonces, ya me había percatado de los estrechos márgenes en los que se movía el stablisment, por lo que era imposible que unas investigaciones como las que estaba llevando a cabo, en las que unía experiencia de análisis personal y teoría, no tendrían cabida sin tensiones. Y así me lo hizo ver también mi director de tesis, al que agradezco profundamente que me avisara a tiempo.

Te digo todo esto porque, si he comenzado el Grado de Psicología, es porque se habían producido fenómenos de sincronicidad, señales si lo prefieres, que me indicaban que debía pasar por ahí. Que ese es parte de mi Camino, por muy penoso que me resultara por momentos. Pero, como el libre albedrío estriba, precisamente, en hacer con gusto lo que, de todos modos, uno tiene que hacer (es decir, aquello que es parte de su propio Destino), pues aquí me tienes estudiando el Grado.

Estoy de acuerdo contigo en que es un tema práctico el tener la titulación, si uno quiere dedicarse a la psicoterapia como profesional. Que me haya decidido a ello, también es a resultas de que he asesorado y guiado a un grupo de personas, porque, sencillamente, llegaban a mí.

Pero hay algo muy importante, y que he afirmado en varias ocasiones, y es que todo lo que hacemos está de algún modo prefigurado en nuestro interior. Es decir, cada uno de nosotros disponemos de un potencial, al modo de una semilla o semillas, que irán creciendo y desarrollándose en el transcurso de nuestra vida. Esto es lo que Jung denominó proceso de individuación. Participar consciente y activamente en ese desarrollo y evolución es la labor a la que el individuo debería consagrar su Vida. Y esto es importantísimo reconocerlo en nosotros mismos, no como algo aprendido, que dice fulanito o menganito, sino como experiencia interior, viva.

De hecho, es esa experiencia interior, vital, de la que uno se sirve para poder ayudar a los demás. Nadie puede ayudar a otro en algo de lo que no tiene experiencia.

Así que, en efecto, como bien dices, yo seguiré profundizando en mi proceso de individuación, y "lo demás vendrá por añadidura".

No pasa nada porque hayas realizado dos comentarios, en lugar de uno.

Un abrazo

José